lunes, 30 de noviembre de 2009

Edin Dzeko: El deseado

Hoy le quiero dedicar este artículo a un jugador que dejó de ser promesa la temporada pasada, cuando su equipo, el Wolfsburgo, se proclamó contra todo pronóstico campeón de liga, tras varias temporadas acumulando decepciones. En la consecución del título tuvo muchísimo que ver la dupla atacante, que batió el record como la pareja más goleadora de la bundesliga. Por un lado Grafite (28 goles), un delantero brasileño que a sus 30 años por fin ha confirmado en Europa lo demostrado en Brasil y por el otro Edin Dzeko, 23 años, (17 de Marzo de 1986,Sarajevo, Bosnia y Herzegovina) autor de 26 tantos, del que hoy quiero hablaros y por el que ahora se pelean los mejores clubes de Europa.

Los comienzos de Edin Dzeko no fueron nada fáciles, ya que le costó despuntar y en sus primeros clubes no rindió a muy buen nivel. Sus primeros pasos como profesional fueron en el Zeljeznicar de Sarajevo, donde no consiguió destacar, por lo que se marchó a la segunda división checa. Allí, en el el Ustí nad Labem, tampoco llegó a encontrar su fútbol. No jugaba de delantero centro, si no algo más retrasado, por lo que era difícil que explotara sus tremendas cualidad. Así llegó al Teplice checo, donde si comenzó a apuntar muy buenas maneras. Sus cifras goleadoras y sobre todo su juego, mejoró considerablemente, y
eso llamó la atención de Felix Magath en 2007, que realizó con el serbio uno de los mayores descubrimientos del fútbol europeo en los últimos tiempos. El entrenador alemán hizo una apuesta arriesgada al incorporar al serbio al Wolfsburgo, un jugador desconocido, que había desarrollado su carrera en equipos humildes y ligas de perfil muy bajo. Sin embargo desde el primer día empezó a demostrar el porque de su fichaje y el tremendo acierto que tuvo su entrenador. Tuvo una rápida adaptación al fútbol alemán y en su primera temporada jugó a un nivel bastante bueno, pero fue la campaña pasada donde explotó definitivamente, rindiendo un nivel fantástico y consiguiendo una cifra goleador espectacular.

Dzeko es un futbolista algo atípico, que pese a tener un físico casi propio del baloncesto (1,93), posee una técnica y habilidad nada común para su envergadura. Es un delantero completísimo, rápido, potente y con gran variedad de remates. Tiene un poderoso juego aéreo gracias a su altura, y aunque su mejor pierna es la zurda, tiene muy buen golpeo con las dos. Buena calidad individual y mucha movilidad y grandes desmarques. Además fuera del área también es un jugador más que interesante, capaz de crearse sus propias jugadas, con visión de juego y buen pase. Tiene una gran definición y sobre todo un tremendo olfato goleador. Además en el Wolfsburgo ha encontrado a su pareja ideal en ataque, Grafite, con el que se entiende a la perfección.

Su enorme temporada, unido al gran interés de clubes como Milan, del que estuvo realmente cerca, Chelsea o Juve, y la salida del banquillo de su descubridor, Felix Magath, hacía indicar que su marcha el pasado verano iba a ser una realidad, pero el Wolfsburgo ha conseguido retenerlo una temporada más, renovándolo hasta 2013, aunque parece que será la última, pese a que los blanquiverdes no pondrán nada facil su salida. Su trayectoria en el Wolfsburgo le ha abierto las puertas de Serbia. Se ha convertido en indiscutible en su selección, siguiendo en la misma línea que en su club, jugando francamente bien y manteniendo un constante idilio con el gol. Al serbio le costó llegar, pero una vez en la élite, no parece tener límites, y no tardaremos mucho en ver a un delantero que lo tiene todo en uno de los grandes de Europa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada