martes, 8 de diciembre de 2009

Alberto Paloschi

La liga italiana siempre ha estado plagada de muchos jugadores veteranos, los equipos tradicionalmente han apostado por futbolistas experimentados y la media de edad con la que se suelen retirar los jugadores en el calcio es más elevada que en otros países. El máximo exponente de esta filosofía ha sido el Milan, repleto de jugadores veteranos y una plantilla bastante mayor que lo ha hecho perder el sitio en Italia y poder en Europa. Pero esa “tradición” poco a poco se está perdiendo y cada vez son más los jóvenes con un papel muy importante en equipos punteros, como los casos de Balotelli, Alexandre Pato, Stevan Jovetic o Sebastian Giovinco entre otros. Uno de esos jóvenes talentos que viene pisando fuerte es Alberto Paloschi, 19 años (4 de Enero de 1990, Brescia, Italia), que pertenece precisamente al club rossonero, aunque por falta de oportunidades está cedido en el Parma.

Empezar anotando un gol en tu debut como jugador del primer equipo del Milan con 18 años recién cumplidos, debe ser bonito y a la vez difícil, por el grado de presión que ello supone. Eso le pasó a Alberto Paloschi, cuya carrera comenzó en los escalafones inferiores milanistas, y que en apenas unos minutos pasó de ser un semidesconocido a estar en boca de todos. Tras su fulgurante debut, no pasó desapercibido para nadie, aunque la enorme competitividad en la delantera milanista pronto le hicieron caer a un segundo plano y tener que buscar oportunidades lejos de San Siro. Apareció así la opción de jugar en segunda con el Parma, con el objetivo de adquirir experiencia y gozar de los minutos que le iban a faltar en Milán. Paloschi no defraudó y la temporada pasada se convirtió en una de las piezas claves del ascenso del Parma a la serie A, anotando 12 goles.


Algunos lo comparan con el incombustible Filippo Inzaghi, con el comparte la tremenda efusividad en las celebraciones de los goles y del que parece haber “heredado” la misma ambición y carácter. Con más calidad y clase que su ídolo Pippo, Paloschi es un delantero con infinidad de recursos en el área. Posee un muy buen remate de cabeza pese a no ser excesivamente alto. Muy batallador, rápido, de gran movilidad y sobre todo rematador, tiene un disparo muy peligroso. Realiza fantásticos desmarques en los últimos metros y es muy oportunista, además tiene una técnica individual más que aceptable.

Al término de la pasada campaña debería haber vuelto a Milan, pero las tres partes decidieron prolongar el contrato de cesión que le unía al Parma y Paloschi está siendo esta temporada el gran referente ofensivo del cuadro de Francesco Guidolin formando dupla atacante con Valeri Bojinov, y está siendo uno de los artífices de que el Parma sea hasta el momento el equipo revelación del calcio, situado en posiciones europeas. Este verano tendrá una nueva ocasión de volver al Milan, con el los de San Siro tienen una oportunidad de empezar a rejuvenecer una plantilla con tanto talento como veteranía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada