viernes, 14 de diciembre de 2012

Leo Baptistao, la gran sensación

Si la humildad se enfundara la bufanda de un equipo, probablemente elegiría la del Rayo Vallecano, una de las instituciones que tiene en la modestia una de sus más firmes señas de identidad, pero que no le impide plantarle cara sobre el césped a cualquiera. El Rayo tiene además una gran capacidad de reinventarse, una regeneración que esta temporada ha llegado hasta su banquillo, donde el pasado verano se marchó el técnico de las dos últimas temporadas, José Ramón Sandoval, dejando atrás un ascenso y una permanencia, pero sobre todo, la capacidad para superar la infinidad de problemas internos que acucian al club en forma de penurias económicas y aislar al equipo para cumplir sus objetivos, haciéndolo además por el camino de un fútbol atrevido y agresivo. Su sustituto fue Paco Jémez, que ya militó como futbolista en el club y que llegaba avalado por su experiencia en Segunda y su buena temporada con el Córdoba, al que estuvo a punto de ascender a Primera. Una defensa adelantada, presionar la salida de balón al rival y el intentar ser protagonista de cada partido son sus principios, los que están haciendo que el Rayo sea uno de los equipos más divertidos de ver, y que hasta el momento esté situado en la zona tranquila de la clasificación. Al margen de esto, los vallecanos han presentado esta campaña varias caras nuevas en su plantel, pero la que está llamando la atención de todos es una que ya conocían en el club, pues lleva varios años en los equipos inferiores del conjunto franjirrojo. Os presento a un jugador que ya os sonará, Leo Carrilho Baptistao, 20 años (26 de Agosto de 1992, Santos, Brasil), que se ha erigido como una de las grandes sensaciones del fútbol europeo en este arranque de temporada.

Leo Baptistao es un ejemplo de trabajo duro, de ganarse cada oportunidad que ha tenido y de no rendirse jamás. Su andadura en el mundo del fútbol hasta llegar a donde está ahora no ha sido nada fácil. Leo aterrizó en el Rayo Vallecano con apenas 16 años, lejos de su familia y de la que había sido su vida hasta entonces, lo aparcó todo para luchar por su sueño. Las dificultades no se hicieron esperar, ya que en su primera campaña en el club Leo padeció una hepatitis que le hizo volver a Brasil para curarse, y a su vuelta la federación no le permitió jugar con el Rayo, por lo que tuvo que ser cedido al C.D San Fernando de Henares. En categoría juvenil comenzó a confirmar el motivo por el que los técnicos rayistas pusieron sus ojos en él, y sus buenas actuaciones le valieron para que en el verano de 2011 hiciese la pretemporada con el primer equipo, pero una inoportuna lesión en el hombro, cuyas secuelas siguió arrastrando a lo largo del curso, le impidieron tanto debutar de forma oficial con el conjunto profesional como ser importante en el filial. El horrible año para Leo no acabó ahí, ya que perdió a su primo, el único familiar que le acompañaba en su andadura española. Para el presente ejercicio Jémez no tardó en tenerlo en cuenta y el delantero brasileño ha respondido a esa confianza convirtiéndose en el jugador más determinante del equipo, y llamando la atención de otros clubes que ya empiezan a anotar el nombre de Leo Baptistao en sus agendas. De momento tanto el jugador como el club están tranquilos, ya que Leo tiene contrato hasta Junio de 2015.

25 de Agosto de 2012, Jornada 2 del campeonato, Leo Baptistao debutaba de forma oficial en un Real Betis – Rayo Vallecano, y dejó muy claro de la pasta de la que está hecho. Lejos de amilanarse por iniciarse en Primera o acusar la presión del debutante, Leo se marcó un auténtico partidazo desde el principio, dando buena muestra de sus numerosas virtudes. Delantero diestro, buena planta física, piernas largas, rápido, explosivo y de una gran zancada que le permite dejar atrás al rival con una gran habilidad. Se puede decir que domina todos los registros que debe controlar un delantero. Puede jugar por detrás del '9', aunque también es habitual que Jémez lo sitúe como jugador más adelantado. Pese a ello, actúe o no como referencia, no pierde un ápice de movilidad y caída a ambos costados, una de las esencias de su juego, manejándose a las mil maravillas cuando aparece entre líneas. Descarado y con gran desparpajo, su continuos movimientos a menudo crean desconcierto en las defensas rivales. Participativo, trabajador y constante, en ocasiones abarca todo el peso del ataque de su equipo, apareciendo una y otra vez. Con una calidad técnica muy depurada, posee un fantástico desequilibrio, que le lleva a buscar el uno contra uno de forma frecuente, en el que su velocidad, potencia y regate hacen que sea muy peligroso para el defensor. Oportunismo, un poderoso juego aéreo y un olfato de gol más que interesante son otras de las virtudes de este atacante. Entre cantos de sirena de posibles ofertas, Leo con su juego, sus 6 dianas y sus 4 asistencias de gol, disfruta del sueño por el que tanto ha peleado, haciendo también las delicias de toda la afición vallecana.

martes, 16 de octubre de 2012

Lucas Mugni, la zurda que ilumina Santa Fe

La marcha de Juan Román Riquelme, el último gran '10' del que ha podido disfrutar el fútbol argentino, deja un profundo vacío en la figura del enganche argentino, estirpe altamente valorada por el hincha. Los torneos argentinos han estado marcados en los últimos tiempos por un juego en el que prima lo físico sobre la calidad en la mayoría de equipos, por eso, y pese a que Argentina es un vivero continuo de nuevos 'cracks', los aficionados están ávidos de futbolistas que destilen talento puro, de esos que se bastan por sí solos para poner a las tribunas de pie, y a un equipo rival boca abajo, de los que son capaces de trazar el fútbol más estético, e incluso en ocasiones, despertar el elogio del contrincante. En este artículo nos vamos a trasladar a Santa Fe, donde nos encontramos a un jugador que se aleja completamente del juego básico y rudimentario, hallándose de lleno en lo que se denomina como jugador fino. Os presento a Lucas Andrés Mugni, 20 años, (12 de Enero de 1992, Santa Fe, Argentina), un auténtico enganche, una de las piezas fundamentales en el esquema del técnico Roberto Sensini, pero sobre todo, un futbolista diferente.

Formado desde niño en las entrañas del club de su ciudad, Colón de Santa Fe, Lucas Mugni jugó previamente en el modesto Gimnasia y Esgrima de Ciudadela, institución también santafesina, hasta que a la edad de 9 años ingresó en el conjunto sabalero. Desde entonces la andadura de Mugni en cuanto a clubes se limita a Colón, con quien debutó en el primer equipo en el año 2010, en un encuentro ante Atlético Tucumán. Pero no fue hasta la llegada al banco de Colón de Roberto Sensini, el pasado mes de Febrero, cuando Mugni empezó a ser de verdad un jugador referencia en el primer plantel del 'negro', respondiendo a la confianza otorgada por el técnico. Sus buenas actuaciones no han pasado desapercibidas para el nuevo seleccionador argentino, Alejandro Sabella, que recientemente lo convocó para el amistoso que Argentina debía disputar ante Brasil, en el llamado Superclásico de las Américas, y que al final tuvo que ser suspendido por falta de iluminación en el estadio. Ahora, mientras su nombre empieza a ser conocido gracias a sus buenos partidos en uno de los modestos del fútbol argentino, en el 'cementerio de los elefantes' continúan disfrutando del crecimiento de la joven perla santafesina.

El número 10 a la espalda, con buena planta y un porte elegante. Es Lucas Mugni, al que Roberto Sensini habitúa a colocar como falso volante zurdo, persiguiendo mantener el equilibrio de un 4-4-2 muy definido. El costado es solo su posición de partida, pero hacen falta pocas intervenciones para percibir que su lugar es mucho más centrado, por delante de los medios y por detrás de los puntas. Colón le busca y él se ofrece, el equipo le necesita cada vez que la idea es atacar la portería contraria, y Mugni, pese a su lozanía, no rehuye jamás la responsabilidad, siendo frecuente verle incrustarse entre los mediocentros, viniendo a recibir la bola e iniciando la jugada de ataque. Dotado de una calidad técnica primorosa, lo muestra en diversas facetas como son la facilidad para sortear contrarios o la maestría en proteger la pelota. Su juego es puramente imaginativo, requiere de combinación y asociación, y demuestra estar preparado para ser el eje de creación por el que fluye todo el caudal ofensivo del conjunto sabalero. Con una excelente habilidad en espacios cortos, posee un buen cambio de ritmo y no es para nada lento. Su visión de juego se ve acompañada por una velocidad mental que supera a la física, teniendo siempre el pase al delantero en la cabeza, para dejarlo en la mejor posición posible ante el arquero. Debe mejorar en regularidad, también en capacidad goleadora, pero aún está en camino y desde luego lo tiene todo para llegar. No maneja mal la pierna diestra cuando es necesario, pero la verdadera magia la saca a relucir cuando el cuero acaricia su zurda, esa que ilumina Santa Fe.

lunes, 1 de octubre de 2012

Levy Madinda

Con la difícil situación económica que atraviesan gran parte de los clubes españoles, el descenso de categoría supone un duro palo, no solo deportivo, sino monetario, del que muchos temen no volver a recuperarse. Y es que el infierno de la Segunda División no entiende de aficiones incondicionales, vitrinas repletas de títulos, ni equipos confeccionados para altas cotas, y eso lo han sufrido conjuntos como el Atlético de Madrid, el Real Betis, el Deportivo, o el Celta de Vigo. Precisamente los celestes regresan esta temporada a la élite, tras un lustro en el fútbol de plata, demasiado para una hinchada que no hace tanto disfrutaba de un equipo que quedó grabado en la retina de todos los vigueses y cualquier amante del buen fútbol, con los Mazinho, Karpin, Mostovoi o Revivo, y que más tarde saboreó la siempre mágica melodía de la Champions retumbando en Balaídos. Sin duda, los tiempos han cambiado, los fichajes de renombre a base de talonario quedaron atrás, y el objetivo de pasearse por Europa año tras año ahora es prácticamente una utopía. En el retorno a la lucha entre los grandes, la ilusión, en una afición exigente y en ocasiones perezosa a la hora de llenar el feudo céltico, es la gran protagonista. Paco Herrera ha conseguido hacer del conjunto 'celtiña' un equipo con un estilo reconocible, cuyo gusto por la posesión de la pelota y el protagonismo en el partido es incuestionable. Otra seña de identidad del nuevo Celta es la manifiesta apuesta por la cantera, como lo demuestra la importancia que han adquirido en el equipo canteranos como Hugo Mallo, Roberto Lago, o la gran estrella de los celestes, Iago Aspas, todos formados en A Madroa, donde se siguen puliendo diamantes de los que se esperan que luzcan, más pronto que tarde, en el primer equipo, como es el caso de Levy Clement Madinda, 20 años, (22 de Junio de 1992, Libreville, Gabón).

Nacido en la capital de Gabón, Levy Madinda militaba en el modesto AS Stade Mandji de su país, cuando los tentáculos del club olívico pusieron sus ojos en él. Eso fue en 2010, cuando ojeadores del club gallego plasmaron en un informe la grata impresión recibida tras verle disputar un torneo en Burkina Faso. Ese mismo año, Madinda se incorporó al Celta de Vigo, firmando un contrato por cinco temporadas e ingresando inmediatamente en el equipo juvenil de División de Honor. Internacional en categorías inferiores con la selección gabonesa, se puede decir que es ya todo un habitual de las convocatorias de la absoluta, con la que ha disputado una decena de partidos y ya ha participado en dos grandes torneos, como fue la Copa África celebrada a comienzos de este año, y los Juegos Olímpicos que han tenido lugar recientemente en Londres. Este verano, Madinda ha declarado, que aunque le hace ilusión llegar al máximo nivel con el Celta, tampoco vería con malos ojos marcharse a jugar a Francia, donde por motivos personales le gustaría residir. De momento, esta temporada ya es uno más en el Celta B, donde se espera que a base de buenas actuaciones golpee la puerta del primer equipo, donde seguro que Paco Herrera está encantado de darle la oportunidad de triunfar.

Levy Madinda es un centrocampista diestro, de perfil puramente ofensivo, que escapa de los parámetros más habituales del futbolista africano, en el que suelen predominar las virtudes físicas sobre las técnicas. No demasiado alto, pero si fuerte y potente, posee un tren inferior muy poderoso. Puede desenvolverse tanto de mediocentro como algo más adelantado, haciendo las veces de mediapunta, o incluso ligeramente escorado al costado derecho, posición en la que ha actuado en varias ocasiones con su selección. Participativo y dotado de mucha clase en el manejo de balón, busca siempre asociarse con los hombres más adelantados, demostrando una más que interesante visión de juego. Explosivo, tiene un buen cambio de ritmo que le posibilita salir de la presión del rival, uniendo a ello una notable conducción del esférico en carrera. Sus habilidades se magnifican cuando disfruta de libertad de movimientos en el medio. Su buen golpeo de pelota hace que sea frecuente verle ejecutar las jugadas a balón parado. Debe ser más regular en lo que se refiere a su incidencia en el juego, donde a veces se muestra muy “guadianesco”, apareciendo solo a pinceladas, y demostrar una mayor intensidad en labores defensivas, aspecto en el que suele ser algo anárquico. De momento, en A Madroa se vislumbra madera de gran jugador, solo el tiempo dictaminará si Madinda es capaz de explotar todo su potencial para triunfar en el mundo del fútbol, ya sea aprovechando la importancia que el Celta está otorgando a la cantera, o emigrando a Francia. 

lunes, 3 de septiembre de 2012

Lucas Digne

Desde que el año pasado aterrizaran sus nuevos propietarios árabes en París, el PSG ha protagonizado una revolución económica y deportiva que le ha situado en el primer plano del fútbol mundial, sin necesidad de cosechar título alguno. Los fichajes de Javier Pastore o Kevin Gameiro fueron la carta de presentación del 'nuevo rico' del fútbol europeo. No había otro objetivo que dominar Francia y hacer algo grande en la Europa League, pero ni lo uno ni lo otro, y la desilusión en el Parque de los Principes fue brutal. Este verano, nuevamente con el talonario como actor principal, las llegadas de Thiago Silva, Ezequiel Lavezzi y sobre todo Zlatan Ibrahimovic, hacen que conquistar la liga haya dejado de ser un reto, ni tan siquiera un objetivo, para convertirse en una obligación. Todo lo que sea no ganar o incluso arrasar en la competición doméstica, será considerado como un fracaso sin parangón, pero sabiendo que la Ligue 1 tiene el 'don' de la imprevisibilidad y la habilidad de destrozar pronósticos, nada es descartable. Amén de la posibilidad de que aparezca el enésimo 'tapado', en las quinielas para destronar a un Rey, sobrado de poder adquisitivo, pero cuya corona pertenece al heroico Montpellier de Rene Girard, aspiran un Lyon muy venido a menos en los últimos tiempos, un Marsella que se presenta como una total incógnica, y un trabajado Lille, que ya alcanzó la gloria hace dos temporadas. Precisamente el conjunto de Rudi García está de enhorabuena, ya que disputará nuevamente la Champions tras apear, mediante muchísimo esfuerzo, al Copenhague. 'Les dogues' han perdido a su gran estrella, un Eden Hazard que ahora brillará en el Chelsea, pero se han reforzado con jugadores de nivel, como Salomon Kalou, y sobre todo el talentoso Marvin Martin, la gran inversión de esta temporada y en el que hay depositadas grandes esperanzas tras deslumbrar en el Sochaux. A ello suman calidad con Mathieu Debuchy o Dimitri Payet, experiencia con Florent Balmont y Rio Mavuba, y la necesaria dosis de juventud, que aportaran jugadores como el prometedor Djibril Sidibé o Lucas Digne, 19 años, (20 de Julio de 1993, Meaux, Francia). 

La confianza es algo fundamental para un futbolista, más si cabe cuando se trata de un jugador joven, y a Lucas Digne le han demostrado este verano más que nunca, que creen en sus posibilidades, al pasar a ser definitivamente jugador del primer plantel del Lille. Antes de esto, Digne se había formado en el club norteño desde que ingresó en sus equipos menores con apenas 12 años. Previamente había militado en el Mareuil-sur-Ourcq y en el Crépy-en-Valois, en los que permaneció 3 años en cada equipo. Su proyección no ha pasado desapercibida para los técnicos de los equipos inferiores de la selección francesa, con la que ha sido internacional en categoría sub-16, sub-17, sub-18 y sub-19. Precisamente con ésta última, disputó el pasado mes de Julio el Europeo celebrado en Estonia, en el que el combinado galo consiguió un tercer puesto tras ser eliminado por España. Con el primer equipo del Lille debutó a principios de la campaña pasada, disputando un total de 16 encuentros, 13 de ellos como titular, permaneciando durante todo el curso alternando el equipo profesional con el filial. Ahora parte como titular para Rudi García, que lo ha utilizado de inicio tanto en los dos partidos de la previa de Liga de Campeones, anotando un gol en el partido de vuelta que forzó la prorroga, como en este comienzo liguero. Digne firmó su primer contrato profesional con el Lille en el verano de 2010, pero en Enero de este mismo año, dicho contrato fue revisado y ampliado hasta 2016, dando buena muestra de la fe que tienen los dirigentes del club en sus cualidades.

Lucas Digne es un lateral izquierdo, al que también podríamos catalogar como carrilero, ya que posee un enorme recorrido por todo el flanco zurdo. De buena presencia física, 1,78 metros de altura y unos 74 kg de peso, Digne es un lateral que ya a simple vista llama la atención por su tremenda vocación ofensiva, de hecho es habitual verle muy adelantado cuando su equipo tiene la pelota, aunque esta esté en zona defensiva. Aporta una gran salida de balón desde atrás, ya sea combinando o atreviéndose a salir con el esférico controlado. Su amplia zancada le ayuda a incorporarse continuamente al ataque, por lo que es frecuente verle llegar en numerosas ocasiones a la línea de fondo e incluso pisar el área rival. Defensivamente se muestra atento y cumplidor en la marca, siendo difícil de superar en el uno contra uno, aunque como aspecto a mejorar presenta la correción que debe llevar a cabo en el repliegue, ya que sus incontables subidas provocan que el atacante contrario le pueda pillar la espalda en más de una ocasión a lo largo del partido, algo que intenta subsanar con su velocidad para volver a la parte defensiva. De notable técnica, no se le apaga la luz cuando hace acto de presencia en el ataque, más bien todo lo contrario, ya que se encuentra muy cómodo llegando desde atrás, lo que le lleva casi instintivamente a marcarse continuas galopadas hacia arriba, haciendo gala una y otra vez de su ofensividad. En una temporada que presenta un alto grado de ilusión para el Lille, a los ya citados 'cracks' del equipo galo, habrá que estar muy atentos a la irrupción por el ala izquierda del joven Digne.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Adrián Centurión

El Apertura argentino 2012 lleva ya 4 fechas, y poco a poco se puede empezar a vislumbrar la pinta que tiene cada conjunto. De momento, en la cabeza de la clasificación se han instalado el sorprendente Colón de Roberto Sensini, seguido muy de cerca por Boca Juniors, que sigue siendo el principal candidato al título pese a la sensible baja del gran Juan Román Riquelme. Otro de los equipos que nos está dejando una gratísima impresión en este comienzo de campeonato es Racing. Atrás quedó el último Clausura, en el que el club vivió momentos excesivamente convulsos, que derivaron en resultados pésimos y la marcha del banquillo de Alfio Basile. Ahora, en La Academia solo se habla de fútbol, y pese a haber perdido a futbolistas importantes en este mercado de traspasos, como Gio Moreno, Valentín Viola o Lucas Castro, se ha reforzado con muchísimo acierto, fichando talento, jerarquía y experiencia, con Fernando Ortiz, Diego Villar, Mauro Camoranesi o Pepe Sand, entre otros. A ello hay que sumar el importante peso de la cantera, con jugadores muy jóvenes que vienen pisando fuerte, como son los casos de Bruno Zuculini, Luis Fariña, o el protagonista de este artículo, que no es otro que Adrián Ricardo Centurión, 19 años, (19 de Enero de 1993, Avellaneda, Argentina), que se está convirtiendo en una de las grandes revelaciones en lo que va de Apertura.

Nacido en el barrio avellanedense de Villa Luján, Adrián Centurión se ha formado desde bien pequeño en las entrañas de Racing Club, en el que ha militado en las diferentes categorías inferiores. En un campeonato como el pasado Clausura, en el que La Academia tuvo mil y un problemas y plagados de resultados adversos, el joven técnico Luis Zubeldía, que arribó al club para sustituir a Alfio Basile, dio la oportunidad en una de las últimas fechas a Centurión de debutar con el primer equipo. Ese partido fue en el Nuevo Monumental, en un choque en el que Racing cayó derrotado por 4-2 ante Atlético Rafaela. En el Torneo recién comenzado, Zubeldía está contando con Centurión como uno de los titulares indiscutibles, habiendo disputado prácticamente la totalidad de minutos de lo que va de campeonato y también la final de Copa que Racing perdió ante Boca hace algunas semanas. Centurión está respondiendo con creces a la confianza que le está otorgando su técnico, siendo uno de los jugadores más destacados en este inicio de campeonato y habiendo anotado ya 1 gol y 2 asistencias. De seguir así, es más que previsible que el jugador empiece a desatar el interés de equipos europeos, más si cabe en un fútbol como el argentino, donde la fuga de jóvenes talentos se ha convertido en una constante.

Adrián Centurión es un volante diestro de carácter ofensivo, que puede jugar tanto en el costado derecho como en el izquierdo del ataque, aunque Zubeldía prefiere colocarle en este último. Precisamente tiene en su polivalencia y adaptación a ambos perfiles una de sus principales virtudes. Con buena presencia física, es muy rápido y no le falta atrevimiento y descaro para buscar al defensor en el uno contra uno, donde posee una gran habilidad para desbordar y quitarse contrarios de encima. Pese a su juventud, es bastante maduro en su juego, y esto lo demuestra en aspectos como cuando no le llegan balones, cambiando rápidamente de posición, buscando siempre entrar en juego y tener influencia en el partido, por lo que es habitual verle permutar de banda durante el encuentro o incluso incrustarse en la mediapunta en algunas ocasiones. Suele mostrarse muy metido en el juego, y no da ningún balón por perdido, sin escatimar esfuerzos en la presión o si es necesario ayudar en tareas defensivas. 'Gambeteador', con un excelente regate en espacios cortos, posee un fantástico dribling con el que es capaz de dejar atrás a cualquier rival. También es muy destacable su cambio de ritmo, con una poderosa arrancada, a lo que une una sensacional conducción de balón en carrera, siendo muy difícil de parar por el oponente. Con buena capacidad de asociación, no es un jugador egoísta, por lo que siempre tiene en cuenta al compañero para asistirle, siendo el pase al hueco una de sus acciones características, aunque tampoco es raro verle colocar centros al área desde cualquiera de las dos bandas. A veces peca de ir demasiado acelerado, lo que le conduce a errar en la toma de decisiones, algo que por otra parte es normal a estas edades. De confirmar las grandes maneras que apunta, no es de extrañar que empezaran a aparecer las proposiciones para que cruce el charco, pero de momento, sus quiebros y cabalgadas ilusionan y empiezan a enamorar a la afición de La Academia.

viernes, 10 de agosto de 2012

Pape Moussa Konaté

En unos Juegos Olímpicos, el fútbol cede por unas semanas su trono a deportes como el atletismo, la natación o el baloncesto. Esto lo estamos pudiendo comprobar estos días en las olimpiadas de Londres. Pero aún así, el amante futbolero está teniendo la posibilidad de disfrutar de un torneo que ha deparado varias sorpresas, como el desastroso papel llevado a cabo por la selección española, que ha provocado el cese de Luis Milla, el decepcionante campeonato realizado por una de las selecciones más fiables en los últimos años en categorías inferiores como es Suiza, o la confirmación de que el fútbol asiático está en auge, con Corea del Sur y Japón plantándose en semifinales, aunque finalmente ambos se quedaron con la miel en los labios de optar al ansiado oro. Pero trasladándonos a otro continente cuyo balompié también está en pleno crecimiento, como es el africano, vemos que continúa presentando selecciones que prometen muchísimo, pero que a la hora de la verdad, por unas circunstacias u otras, no terminan de dar todo lo que se espera de ellas. Tan solo dos combinados africanos han conseguido superar la fase de grupos de estos JJOO, Egipto y Senegal. Precisamente los senegaleses, pese a no pasar de cuartos de final, donde fueron derrotados por México, han dejado una gratísima impresión, clasificándose para la segunda ronda tras caer encuadrada en un difícil grupo, junto a la anfitriona Gran Bretaña y una de las grandes favoritas, la Uruguay de Luis Suárez o Edinson Cavani, a la que venció y dejó fuera del torneo. Solo los  errores infantiles en defensa y la falta de fortuna, han privado a esta selección de hacer algo grande en Londres, aunque lo que ya nadie les podrá quitar es el buen fútbol desplegado y el haber puesto en el escaparate a prometedores talentos como el protagonista de éste artículo, que no es otro que Pape Moussa Konaté, 19 años, (3 de Abril de 1993, Senegal).

Los primeros pasos de Moussa Konaté en el mundo del fútbol se produjeron en su país, en concreto en el ASC Touré Kunda de Mbour, club al que llegó en 2005, y con el que empezó a disputar partidos en el primer equipo a partir de 2010, siendo partícipe del ascenso a la primera división senegalesa y la conquista de la Copa F.A de Senegal. En 2011 puso rumbo a Israel, para hacer unas pruebas en el Maccabi Tel Aviv, donde no tardó demasiado para impresionar a los técnicos israelitas, que decidieron firmemente quedarse con el jugador. Konaté debutó con el Maccabi en un encuentro de Europa League, que le enfrentó al FK Khazar Lankaran. Con su selección, Moussa es internacional en categoría inferiores, aunque ya ha disputado varios encuentros con la absoluta, con la que en apenas 3 partidos ha realizado 2 goles. Su participación en estos Juegos Olímpicos le ha servido para darse a conocer al gran público, y lo ha hecho a base de goles, anotando 5 dianas en tan solo 4 encuentros, haciendo gol en todos los partidos disputados por su selección y materializando un doblete ante Uruguay. Con el Maccabi firmó a su llegada un contrato que le unía por dos temporadas con el club de Israel, por lo que no sería de extrañar que estos intentarán alargar dicho compromiso si el jugador empieza a ser pretendido por clubes europeos.

Moussa Konaté es un atacante diestro, que pese a que no destaca por su envergadura, 1,81 metros de altura, si posee unas condiciones físicas muy atléticas. Rapidísimo, fuerte y potente, no rehuye ir al choque con el defensor, en ocasiones incluso demasiado pasado de revoluciones. Puede actuar casi en cualquier posición del ataque, pero se encuentra más cómodo cuanto más cerca de la portería contraria, tanto siendo la referencia como jugando por detrás de un '9' más puro, aunque también es habitual verle partir desde una banda, sobre todo la derecha. Trabajador e incisivo, resulta un continuo incordio para la defensa rival, tanto por su movilidad, lo que le hace ser muy difícil de marcar, como por su amplia variedad de recursos para ejecutar el remate a portería. Oportunista y con muy buenos movimientos dentro del área, tiene una gran habilidad a la hora de trazar desmarques y buscar huecos. Inteligente y muy astuto, siempre se encuentra con la “caña” preparada para aprovechar cualquier error del rival, resultando letal cuando encuentra espacios. Muy rápido a la hora de armar el disparo con cualquiera de las dos piernas, es efectivo en la definición y veloz en la ejecución. Además, pese a no ser excesivamente espigado, va muy bien de cabeza. No le veremos realizar regates espectaculares ni gestos técnicos maravillosos, pero tiene un manejo de balón más que aceptable. A todo eso suma quizás la cualidad más valiosa de un buen delantero, como es el olfato de gol, algo que no se enseña ni se aprende, la capacidad para estar en el sitio exacto, en el momento justo y saberlo aprovechar. Por ahora, Moussa Konaté seguirá puliéndose en Tel Aviv, pero su carta de presentación al mundo futbolístico no ha podido ser mejor.

martes, 31 de julio de 2012

Selección española Sub-19: Herederos de oro de una generación de leyenda

La selección española de fútbol lleva deleitando al mundo los últimos cuatro años, con triunfos nunca antes cosechados por este país, e impregnados por un estilo único y espectacular, que han hecho aún más legendario si cabe todos estos logros. La última final de la Eurocopa celebrada en Polonia, en la que el conjunto dirigido por Vicente del Bosque apalizó a la brillante Italia de Prandelli, hizo además entrar en la leyenda a una generación que muchos consideramos irrepetible, y que tiene en jugadores grandiosos como Iker Casillas, Xavi Hernández o Andrés Iniesta, a sus grandes símbolos, que el día de mañana pasarán a ser mitos, si no lo son ya. Pero aunque pocas veces en la historia se da la circunstancia de que futbolistas de semejante nivel coincidan en una misma hornada, el fútbol español puede vivir tranquilo de cara al futuro, ya que es uno de los paises que mejor cuida su cantera, como se puede ver en la multitud de éxitos cosechados por las selecciones inferiores, el último, hace apenas algunas semanas, el combinado sub-19.


El conjunto dirigido por Julen Lopetegui ha seguido la línea del primer equipo español, con la posesión de la pelota como idea primordial en su juego, priorizando el toque y la verticalidad, ayudado de varios futbolistas que tienen en su técnica individual una de sus principales armas. No es un conjunto que destaque por su potencial físico, ni en presencia ni en resistencia, tampoco por ser un equipo ampliamente trabajado tácticamente, pero si por poseer grandes dosis de talento de muchos de sus integrantes, ir a por el rival en todo momento y tener en el control de la pelota la principal forma de defensa. A continuación vamos a desgranar de forma más exhaustiva, los principales responsables de la consecución de éste Europeo sub-19 por parte de 'la rojita'.


Kepa Arrizabalaga Revuelta

Uno de las grandes revelaciones de la selección española en éste torneo, ha estado sin dudas en su portería, donde quizás uno de los chavales menos conocidos, Kepa Arrizabalaga, 17 años, (3 de Octubre de 1994, Bizkaia, España), se ha erigido como uno de los grandes baluartes del conjunto de Julen Lopetegui, con excelentes actuaciones en los momentos trascendentales. Su andadura futbolística está ligada, única y exclusivamente a un club, el Athletic . Ahí se ha formado desde bien pequeño y ahí continúa dando pasos para llegar al primer equipo, un sueño cada vez más cercano. Su ficha forma parte del C.D Baskonia -el tercer equipo del club rojiblanco-, y aunque aún no ha pasado por el Bilbao Athletic, ya es un asíduo en los entrenamientos a las órdenes de Marcelo Bielsa, algo que demuestra la confianza que tienen en Lezama con este prometedor cancerbero. Un habitual en los escalafones inferiores de la selección, en éste Europeo sub-19 ha rayado a gran nivel, siendo decisivo en la semifinal ante Francia, donde además de cuajar una gran actuación durante los 90 minutos reglamentarios, detuvo dos lanzamientos en la tanda de penaltis, que fueron determinantes para que su equipo obtuviera el billete para la final.

Kepa es un guardameta que puede engañar a simple vista, ya que parece mucho más liviano físicamente de lo que en realidad es. Con 1,86 metros de altura y unos 81 kg de peso, aún debe ganar en fortaleza y masa muscular, sin embargo ello no le es óbice para dominar todos los aspectos que debe controlar un portero. Tiene dos grandes puntos a su favor, y son la tranquilidad que posee en todo momento, y la seguridad que transmite a sus compañeros. Sobrio y muy regular, quizás no le veamos adornarse con gestos de cara a la galería, pero en pocas ocasiones se le aprecian errores. Todo un seguro bajo palos, se muestra muy fiable, con excelentes reflejos y una gran capacidad de reacción. Tampoco le falta autoridad cuando tiene que salir de su portería, mostrando buen juego aéreo, aunque hay que decir que en ocasiones debe mostrar más decisión. Se complica poco con los pies. Pese a su aspecto aniñado, también ha demostrado personalidad y capacidad de mando ante su defensa.


Jonathan Castro Otto

Todo buen conjunto que se precie debe tener jugadores cuyo papel no sea tan “mediático”, pero igualmente importante. Quizás ese papel, al menos en el aspecto defensivo, en esta selección lo protagoniza Jonathan Castro, 18 años, (3 de Marzo de 1994, Vigo, España), un jugador de equipo, solidario en el esfuerzo y que siempre antepone el bien del colectivo al personal. Formado en los equipos inferiores del Celta de Vigo, en A Madroa es considerado como una de las grandes perlas del cuadro vigués de cara al futuro, pero con protagonismo en el presente. La temporada pasada fue crucial para él, ya que pasó del Juvenil DH al filial, con el que no pudo evitar el descenso a Tercera, además de conseguir la Copa Atlántico con la selección sub-19. Paco Herrera lo conoce bien, y ha tenido palabras de elogio para él, por lo que no sería de extrañar verle más pronto que tarde con el primer equipo 'celtiña'.

Jonathan Castro o 'Jonny', como también es conocido, es un defensor en el más amplio abanico de la palabra, ya que tiene en la polivalencia una de sus principales cualidades. Su puesto original es el de lateral derecho, pero a decir verdad puede desenvolverse en cualquier posición de la zaga, y lo más importante, en todas ellas cumple. En este Europeo también lo hemos visto de central, demarcación para la que suple su falta de condiciones físicas, apenas 1,75 metros de altura, con una gran concentración y colocación. Rápido, muy metido en el partido en todo momento, es difícil verle cometer despistes o faltas de concentración. Disciplinado en la marca, va bien al cruce y es muy correoso en el uno contra uno, siendo sumamente complicado de desbordar. Con una aceptable técnica, tiene mucho criterio a la hora de recorrer el carril, anteponiendo la seguridad defensiva a las apariciones en el ataque. Jonny es el comodín que cualquier entrenador desea tener, derroche de trabajo, sacrificio y versatilidad defensiva.


Derik Osede Prieto

El gran estandarte de la zaga española tiene nombres y apellidos, los de Derik Osede, 19 años, (21 de Febrero de 1993, Madrid, España). De padre nigeriano y madre española, Derik ingresó en los escalafones inferiores del Real Madrid con apenas 9 años, y desde entonces se ha formado como jugador escalando por todos los equipos inferiores del conjunto blanco. Actualmente milita en el Real Madrid C, que la temporada pasada consiguió clasificarse para los play off de ascenso a Segunda división B, aunque fueron eliminados en la última ronda, si bien el equipo blanco disputará dicha categoría tras haber obtenido una de las 5 plazas vacantes a través de la federación. Los técnicos madridistas han decidido que Derik promocione, por lo que ésta temporada jugará en Segunda división con el Real Madrid Castilla, continuando así con una proyección meteórica que le está llevando a quemar etapas de forma vertiginosa. Es uno de los hombres más importantes para Julen Lopetegui, habiendo disputado todos los minutos posibles de éste torneo.

Derik Osede es un defensa central diestro, aunque suele desenvolverse en el lado izquierdo del centro de la zaga. Destaca a simple vista por una notable corpulencia física, sus 183 centímetros y 74 kg, además de poseer bastante fuerza, son una buena carta de presentación para luchar ante cualquier delantero que se le presente. Tiene en el juego aéreo una de sus principales bazas, mostrándose seguro en tareas defensivas e incorporándose siempre que tiene ocasión al ataque, ocasionando en todo momento un gran peligro para el rival en las jugadas a balón parado. Con buena colocación, tácticamente es un jugador muy disciplinado, aunque tiene que pulir algunos despistes en la marca, sobre todo en jugadas a balón parado. Contundente y expeditivo, es rápido y va muy bien al corte, concendiendo pocos espacios al rival en el uno contra uno. Con buena salida de balón, no le veremos arrancar con la pelota controlada, pero combina bien con los jugadores más capacitados para iniciar la jugada, siendo difícil verle rifar la pelota o recurrir al pelotazo.


Jonás Ramalho Chimeno

No partió como titular en los esquemas iniciales de Lopetegui, pero la lesión de Manquillo trastocó los planes, hizo pasar a 'Jonny' al lateral derecho y Jonás Ramalho, 19 años, (10 de Junio de 1993, Baracaldo, España), se hizo con un puesto de titular que ya no abandonó durante el resto del torneo, gracias su buen hacer y a la fiable dupla que ha formado junto a Derik Osede. De ascendencia angoleaña, Ramalho llegó al Athletic con apenas 10 años, y desde entonces ha permanecido en la displina bilbaína hasta que en Noviembre pasado dio el salto al primer equipo, debutando en un partido liguero ante el Sevilla. Con la selección también tiene una trayectoria ya bastante formada para su corta edad, ya que ha disputado Mundial y Eurocopa con la sub-17, proclamándose subcampeón en éste última, además del título de éste verano con la sub-19.

Jonás Ramalho es un defensa central diestro, que también puede jugar en el lateral derecho, posición en la que ha actuado en innumerables ocasiones. Dotado de una considerable corpulencia física, es muy difícil de superar en el uno contra uno por cualquier rival, mostrándose muy contuendente y expeditivo en todo momento. Va muy bien en el juego aéreo, tanto en defensa como cuando se incorpora al ataque. Se complica poco con el balón en los pies. Salvo contados despistes, suele demostrar una importante capacidad de concentración, siempre encima del delantero y yendo de forma oportuna y eficaz al cruce. Además, su rapidez también le facilita la labor para salir vencedor en las distancias largas frente a los atacantes.


Alejandro Grimaldo García

El jugador más joven de éste torneo ha dejado bien claro que pese a la diferencia de edad con muchos de sus compañeros y rivales, es uno de los nombres a tener más en cuenta de ésta generación. Con tan solo 16 años, (20 de Septiembre de 1995, Valencia, España), Alejandro Grimaldo es todo un ejemplo de precocidad, formando parte ya del segundo equipo del F.C. Barcelona, a las órdenes de Eusebio Sacristán. Su carrera comenzó en el Valencia, antes de dar el salto a 'Can Barça', donde llegó con apenas 12 años, teniendo desde entonces una proyección meteórica. Se proclamó campeón de Liga y Copa con el equipo juvenil blaugrana, y en Septiembre del año pasado pasó a ser el jugador más joven en debutar con el filial barcelonista, desbancando de ese record a Haruna Babangida. En la temporada que está a punto de comenzar lo veremos militar en Segunda A, siendo ya jugador de pleno derecho del segundo equipo azulgrana. Con la selección es todo un fijo en categorías inferiores, con la que ya ha sido internacional sub-16, sub-17 y actualmente con la sub-19.

Alejandro Grimaldo es un lateral izquierdo, que destaca por su enorme proyección ofensiva y su capacidad para volcar el juego del equipo hacia su costado, siendo imposible de contabilizar las ocasiones en las que recorre todo el carril zurdo, llegando hasta línea de fondo. Pese a su escasa estatura, apenas 1,72 metros, Grimaldo posee unas piernas fuertes y una gran potencia en sus cabalgadas hacia el ataque. Rápido y dotado de un excelente trato del esférico, otorga una gran salida de balón desde la defensa. Con una depurada técnica individual, se convierte en un puñal constante para el rival, creando un gran peligro por su tremenda profundidad y habilidad para desbordar, siendo habitual en él doblar con mucha inteligencia al extremo, convirtiéndose en una baza importantísima para el ataque de su equipo y finalizando la mayoría de veces la jugada de manera muy acertada, ya sea combinando u optando por su preciso centro. A estas virtudes suma un compromiso en labores defensivas que le hacen mostrarse siempre muy cumplidor, pegajoso y duro de sobrepasar en el uno contra uno, aunque en ocasiones debe mostrarse más contundente.


José Gómez Campaña

Todo buen equipo que se precie necesita un jugador cuya función en la zona ancha del campo sea más oscura que lucida. Para el combinado de Julen Lopetegui, ese papel lo ha desempeñado a la perfección José Gómez Campaña, 19 años, (31 de Mayo de 1993, Sevilla, España), que se ha convertido en un hombre clave para “la rojita”, creciendo en participación y protagonismo a medida que ha avanzado el torneo. Sin embargo, su rol fundamental en los escalafones inferiores de la selección, contrasta con la rara situación que vive en el Sevilla, su club de toda la vida y en el que se ha formado desde bien pequeño, pero que parece no depositar en él la confianza necesaria para que el jugador se asiente en la élite. Pese a que la pasada campaña realizó la pretemporada a las órdenes de Marcelino y obtuvo una ficha en el primer equipo, nunca gozó con la continuidad necesaria para demostrar sus condiciones, algo que siguió sin variar con la llegada de Michel, que pese a alinearlo como titular en su primer envite, no le dio bola el resto de la temporada. Éste verano se ha comentado la posibilidad de que salga cedido, algo que aún no se descarta tras la llegada de varios refuerzos en su posición, como Javi Hervás, Geoffrey Kondogbia o Hedwiges Maduro, aunque de momento el joven hispalense continúa intentando convencer al técnico madrileño.

Campaña es un mediocentro diestro, de buena presencia física, que podemos definir como un mediocentro realmente completo, ya que a sus buenos conceptos tácticos y su gran criterio con el balón en los pies, une una capacidad francamente interesante para desenvolverse, tanto de pivote defensivo, puesto que ha desempeñado en éste Europeo, como ayudando a la creación y organización del juego, gracias a su buen toque de balón y claridad para la distribución. Muy astuto a la hora de posicionarse, no es un mediocentro que destaque por un excesivo despliegue físico, ni un derroche de fuerza o briega, pero si aporta un equilibrio fundamental al equipo, yendo muy bien al corte, para una vez recuperada la posesión, tocar fácil y rápido, dando una gran fluidez al juego. Realiza muy buenas coberturas en defensa, mostrándose muy atento en todo momento. Quizás debe ser más alegre a la hora de aparecer con mayor frecuencia por posiciones ofensivas, para poner en práctica su peligroso disparo desde media distancia. Si a su fútbol suma un punto de agresividad y coraje, lo tiene todo para convertirse en un mediocentro de muchos quilates.


Jesús Fernández “Suso”

Al igual que ocurre con la absoluta, ésta selección tiene su punto fuerte en el centro del campo, la sala de máquinas donde se fabrica un fútbol elaborado y siempre con la pelota como protagonista estelar. En ese ambiente destaca otro de los 'jugones' de ésta generación, Jesús Fernández, más conocido como Suso, 18 años, (19 de Noviembre de 1993, Algeciras, España), que a la vez que triunfa con los equipos menores de la selección española, se forma en el equipo reservas del Liverpool, club al que arribó en 2010, procedente del Cádiz C.F. Los 'reds' lo tienen bien atado contractualmente, y no sería de extrañar que en la campaña venidera hiciese acto de presencia por el primer equipo, a las órdenes del nuevo técnico Brendan Rodgers, en un club que busca implantar entre su filosofía futbolística un juego de toque y combinativo que a Suso le puede venir de perlas.

Suso es un mediocentro zurdo, de carácter creativo, al que hacen falta pocos minutos para ver que derrocha un inmenso talento desde su pierna izquierda. También puede jugar por delante de dos mediocentros, en un trivote que le haga estar algo más liberado de tareas defensivas. Dotado de una excelsa técnica individual y un magnífico manejo de la pelota, que le permite distribuir el juego, lo que unido a su formidable visión de juego y una precisión exquisita en todo lo que hace con su zurda, le hacen ser un asistente perfecto, tanto en pases corto como en desplazamientos de balón en largo. Habitúa a regalar gestos técnicos espectaculares, como controles de primeras, regates en especios cortos, taconazos... Su principal lunar es que es un jugador algo intermitente, por lo en ocasiones, suele desaparecer de los partidos, mostrándose un tanto irregular. Su genial dominio del esférico también lo demuestra en la pegada a portería, tanto con la pelota en movimientos como en jugadas de estrategia, donde suele mostrar una puntería muy afinada.


Saúl Ñíguez Esclápez

El cometido de 'jugador comodín' en el equipo de Julen Lopetegui se puede decir que lo ha desempeñado Saúl Níguez, 18 años, (21 de Noviembre de 1994, Alicante, España). Su andadura ene l mundo del fútbol comenzó en el Real Madrid, pero en categoría cadete dio el salto al eterno rival, para enrolarse en la cantera del Atlético de Madrid. Internacional sub-16, sub-17 y ahora en la sub-19, Saúl está considerado dentro del club colchonero como una de las perlas de mayor futuro de la cantera rojiblanca. Con apenas 15 años Quique Sánchez Flores lo tenía en cuenta para entrenar con el primer equipo, pero fue el 'Cholo' Simeone el que le dio la alternativa el pasado mes de Marzo, debutando en la Europa League, en los últimos minutos del partido que enfrento al Atleti ante el Besiktas en el Vicente Calderón. Actualmente realizará la pretemporada con el primer equipo, junto a su compañero de selección y de club Oliver Torres.

Saúl es un centrocampista diestro, de notable corpulencia física, espigado y fuerte, que tiene en la polivalencia una de sus mayores virtudes, lo que le permite jugar en varias posiciones, pudiendo desempeñar tanto un papel más defensivo y de briega, ayudando en la contención, pero también lo puede hacer escorado en banda, aportando trabajo y aprovechando su fantástica llegada desde segunda línea. Jugador de equipo, laborioso, presta muy buenas ayudas en tareas defensivas, realizando en ocasiones una labor poco vistosa pero tremendamente necesaria. Con buen toque de balón, es preciso en el pase en corto, demostrando en todo momento ser muy aplicado tácticamente. Su buena técnica también le hacen ser un jugador más que interesante a medida que avanza metros y se asoma por la portería contraria.


Denis Suárez

Cuando decimos que el punto fuerte de ésta selección se encuentra en su centro del campos, los argumentos son tanto de número de sus integrantes como por la calidad de los mismos. Tal es la competitividad en esa parcela, que jugadores con un futuro espléndido no han podido hacerse con un puesto de titular. Ese es el caso de Denis Suárez, 18 años, (6 de Enero de 1994, Pontevedra, España), que aunque no ha sido uno de los fijos para Lopetegui en el once inicial, si que ha tenido una gran relevancia a la hora de ser el primer cambio, aportando siempre variantes muy interesantes a éste equipo. Denis comenzó a jugar al fútbol en la cantera del Celta de Vigo, pero en Mayo de 2011 partió hacia Manchester City, una vez que los 'sky blues' pusieron en él sus ojos, previa negociación con el equipo gallego. Con el club 'citizen' estuvo la temporada pasada en el equipo reservas, aunque era un habitual en los entrenamientos con los profesionales, yendo convocado a varios encuentros de liga e incluso debutando en un choque de la Carling Cup. Como premio al trabajo casi diario con los mayores, Mancini convocó tanto a Denis como a varios jugadores del reserva al partido decisivo ante el QPR, en el que posteriormente conseguiría la Premier el City.

Denis Suárez es un centrocampista diestro, de marcado perfil ofensivo, que puede actuar tanto en mediocampo como algo más adelantado, haciendo las veces de mediapunta, e incluso escorado a un costado, pero siempre con bastante libertad de movimientos. Posee un talento descomunal con el balón en los pies, está dotado de una enorme calidad técnica individual y un fabuloso dominio de la bola. Hábil, rápido, tanto de piernas como de mente, y descarado, no tiene problemas en buscar al defensor en el uno contra uno, sabedor de sus buenas condiciones para desbordar. También hay que destacar su importante llegada al área rival y la clarividencia que tiene en los últimos metros. Se maneja a la perfección entre líneas y cuando encuentra espacios, aprovechando su buena visión de juego tanto para asistir como para finalizar, ya que también posee cierta facilidad para hacer gol.


Jesé Rodríguez Ruiz

Aunque como hemos comentado antes, la parte esencial de éste combinado sub-19 se encontraba en el centro del campo, la parte ofensiva del equipo presentaba un menú exquisito que reunía todos los ingredientes necesarios. Pegada y oportunismo con Paco Alcácer, y magia, verticalidad, descaro y gol con las dos jugadores que más diferencias marcan en ésta selección, Gerard Deulofeu, y Jesé Rodríguez, 19 años (26 de Febrero de 1993, Las Palmas de Gran Canaria, España), que ha destapado el tarro de las esencias, siendo fundamental con su juego y sus goles para que España se adjudicara el campeonato. Jesé juega desde los 14 años en la cantera del Real Madrid, antes lo hizo en los modestos equipos canario del El Pilar F.C. Y A.D. Huracán. En la 2010-2011 anotó 17 goles en el equipo juvenil, lo que le valió para ser ascendido al Real Madrid Castilla la temporada pasada, convirtiéndose en uno de los jugadores claves del conjunto que arrasó en 2ª B y consiguió el ascenso de forma holgada. En Marzo de éste mismo año debutó con el primer equipo en un encuentro de Liga ante la Real Sociedad. Con la selección, Jesé ha vestido la roja en categoría sub-16, sub-17, sub-18 y sub-19, con la que además se ha adjudicado la bota de oro de este torneo.

Jesé es un atacante diestro, que puede actuar escorado en banda, especialmente en la izquierda, para trazar diagonales desde dentro hacia fuera en busca de la portería contraria. También puede actuar más centrado, haciendo las veces de “falso 9”, o como segunda punta. Posee excelentes recursos técnicos, uno de los aspectos que lo hacen un futbolista diferente, de esos en los que prima la creatividad, el espectáculo y la fantasía. Fuerte, explosivo y con un gran cambio de ritmo, tiene muy buen regate en espacios cortos. Con muy buen disparo, no lo duda en cuanto tiene la ocasión de pegarle a puerta. Otra de sus cualidades que lo convierten en un jugador muy completo, aunque con margen de mejora aún, es su gran olfato goleador y facilidad para definir ante el meta rival, acostumbrando a finalizar de maravilla y y demostrando una gran sangre fría en el uno contra uno.

Éste es el grueso de la España sub-19 campeona de Europa, sin olvidar a algunos 'cracks' de éste equipo, de los que ya hablamos en su día, como Oliver Torres, Gerard Deulofeu o Paco Alcácer, y otros que también han contribuido al éxito y que aspiran a hacerse un nombre en el primer panorama futbolístico, como el guardameta del Villarreal Adrián Ortolá, 19 años, (20 de Agosto de 1993, Alicante, España), el lateral derecho del Atlético de Madrid Javi Manquillo, 18 años, (5 de Mayo de 1994, Madrid, España), o el delantero malaguista Juan Miguel Jiménez 'Juanmi', 19 años, (20 de Mayo de 1993, Málaga, España), que forman parte de una generación que tiene en sus manos el seguir prolongando en el tiempo el sueño que actualmente vive el fútbol español.

martes, 17 de julio de 2012

Oliver Torres

En el fútbol, como en la vida, las cosas pueden cambiar de forma radical en un corto espacio de tiempo. Eso lo saben bien a orillas del Manzanares, donde a finales del año pasado todo era rabia y frustración, con un equipo que apuntaba más al abismo del descenso que a conseguir el objetivo de clasificarse para Europa. El enésimo descalabro deportivo, diseñado por unos dirigentes invitados mil y una vez por la incondicional parroquia atlética a abandonar El Calderon, parecía un hecho. Pero nada más lejos de la realidad. A escasos días del inicio de un nuevo año retornaba uno de esos mitos colchoneros que entró en los corazones atléticos para no salir jamás. Llegaba el 'Cholo' Simeone, sinónimo de garra, lucha, entrega, pero sobre todo de pasión, es decir, sinónimo de Atlético de Madrid. El técnico argentino, mucho más apaciguado en la banda que en su época como futbolista, pero demostrando el mismo entusiasmo en su tarea, fue armando un equipo desde atrás, consiguiendo una solidez defensiva que llevaba demasiado tiempo olvidada, confiando en el talento de 'cracks' como Diego, Arda Turam, Adrián, y en el sublime olfato goleador del 'Tigre' Radamel Falcao. Poco a poco fueron acompañando las victorias, en Liga el Atleti escalaba posiciones hasta luchar de tú a tú con el Málaga por una plaza en la próxima Liga de Campeones, algo que finalmente no pudo conseguir. El premio gordo de la temporada llegó, como hace dos años, en la Europa League, en la que los colchoneros apearon de forma brillante a poderosos conjuntos como Lazio, Hannover 96 o Valencia, para redondear un grandioso torneo en una memorable final ante el fantástico Athletic de Bielsa, al que los de Simeone no dieron ninguna oportunidad. Al 'Cholo' tampoco le ha temblado la mano a la hora de darle un papel importante a jugadores jóvenes, como el caso de Koke, o tener muy presentes a los jóvenes valores de la cantera rojiblanca, como Saúl Níguez, Javi Manquillo, o una de las grandes perlas del fútbol español, Oliver Torres Muñoz, 17 años, (10 de Noviembre de 1994, Navalmoral de la Mata, España).-
-----------------------------------------------------------------------------------------------Después de éstos últimos días, en los que ha tenido lugar el Europeo sub-19 celebrado en Estonia, muchos son los ojos que han descubierto a Oliver Torres, pero hace 5 años, cuando apenas era un niño, los tentáculos del Atlético de Madrid se fijaron en él, que militaba por aquel entonces en la Escuela Morala, para incorporarlo a sus escalafones inferiores. Ahí continúa formándose, como persona y como jugador, demostrando una proyección fulgurante que le está llevando a quemar etapas más rápido de lo que indica su DNI, como suele pasar con esos jugadores cuyo talento no entiende de edades. La temporada recientemente finalizada, se proclamó campeón de liga con el Juvenil DH del Atlético de Madrid, siendo una pieza fundamental de su equipo. Con la selección española fue internacional sub-16 en 2011, pasando este año a categoría sub-18, con la que disputó la Copa Atlántico en Enero, siendo elegido mejor jugador del torneo, y posteriormente fue llamado por la sub-19 de Julen Lopetegui, con la que se ha coronado campeón de Europa, en el campeonato mencionado anteriormente, erigiéndose además como uno de los futbolistas más prometedores de esta talentosa hornada, liderada entre otros por el jugador del Liverpool Suso, el valencianista Paco Alcácer, el madridista Jesé Rodríguez, o la gran estrella de este combinado, Gerard Deulofeu. Oliver ya sabe lo que es ir citado con el primer equipo atlético, ya que fue convocado por Simeone para uno de los últimos encuentros de la temporada pasada, ante el Real Betis Balompié en el Benito Villamarín, aunque no llegó a debutar. El Atlético de Madrid estuvo previsor este verano, alargándole su contrato hasta 2017....
------------------------------------
Oliver Torres es uno de esos jugadores diferentes, una delicia para los ojos de los amantes del fútbol de toque y combinativo, y de continuar así, digno sucesor de la legendaria generación que ha hecho entrar al fútbol español en la historia por la puerta grande. Bajito, pero con unas piernas bastante fuertes, Oliver es un centrocampista diestro de marcado perfil creativo, que puede actuar tanto de mediocentro como algo más adelantado, en la mediapunta, incluso escorado a alguno de los dos costados. Con muy buena capacidad para mover al equipo desde el medio, rápidamente destaca por una excelsa técnica individual, que se acentúa sobre todo en un genial desplazamiento de balón en largo, y un muy buen toque de primeras, con lo que imprime muchísima velocidad al juego. Rápido, dinámico y participativo, posee una extraordinaria visión de juego, a veces haciendo fácil lo difícil de una manera increíble, a lo que suma una sensacional precisión en el pase, que suelen aportar un gran oxígeno al equipo gracias a sus fantásticos cambios de juego. Le gusta tener libertad en toda la medular para mantener una continua movilidad entre líneas. Su menudo físico puede llevar a engaño, ya que no es nada débil en el uno contra uno, y además posee mucha resistencia física, dando por momentos la sensación de ser omnipresente. Con la cabeza levantada en todo momento para ver al compañero mejor posicionado, su fútbol destila magia, además de una gran madurez para su temprana edad, sin quedar exento de lucha y sacrificio. Hábil, protege muy bien la pelota y cuando tiene la ocasión no duda en incorporarse a la zona ofensiva, para poner en práctica su buen disparo desde media distancia, aunque hay que decir que no es nada egoísta e incluso en situaciones francas para la definición, opta por el pase. El renovado Atleti de Simeone, tiene en la cantera otro motivo de ilusión para la hinchada colchonera, algo que el 'Cholo' sabe de sobra, por lo que jugadores como Oliver van a ser muy importantes en su proyecto de futuro más próximo.

martes, 10 de julio de 2012

Fabián Monserrat

Hace pocos días que el Clausura argentino 2012 ha llegado a su fin y el título ha visitado por primera vez las vitrinas del Arsenal de Sarandí, que se ha adjudicado su primer campeonato liguero, en un torneo en el que consiguió imponerse al meritorio Tigre de Rodolfo Arruabarrena, a Velez Sarsfield y a Boca Juniors, quedándose estos últimos con la miel en los labios de alzar tanto el torneo nacional, como la Copa Libertadores, en la que cayeron derrotados en la final por el Corinthians. Además de lo comentado, el final de la temporada futbolística en Argentina nos deja otra gran noticia, el regreso a la máxima categoría de River Plate, tras un año en el infierno de la Nacional B, quedando como líder de la clasificación, superando a Quilmes y obteniendo el billete para volver a los grandes escenarios futbolísticos del país, lo que nos hará deleitarnos el próximo curso con partidos espectaculares, como el gran clásico ante Boca. Pero en nuestro artículo de hoy nos queremos fijar en otro conjunto, Independiente de Avellaneda, que si bien no ha tenido ni mucho menos su mejor temporada, si ha dejado encuentros que se han quedado grabados en la retina del aficionado del Rojo, como el 4-5 infligido a Boca Juniors en la Bombonera, en un partido épico, o la victoria por 4-1 cosechada en su estadio ante el eterno rival, Racing de Avellaneda, además de dar a conocer a varios talentos jovencísimos, que empiezan a hacerse un hueco en la élite del balompié argentino, como son los casos de Patricio Vidal o Lucas Villafáñez entre otros, de los que a buen seguro nos haremos eco en no demasiado tiempo en este blog, pero ahora nos centraremos en otro de los jóvenes baluartes del club avellanedense, Fabián Monserrat, 19 años, (25 de Septiembre de 1992, Fernández, Argentina).

Fabián Monserrat, también conocido como “El diablito”, aterrizó en Avellaneda con apenas 13 primaveras, procedente de Rosario, para enrolarse en los escalafones inferiores de Independiente, en los que ha estado los últimos 6 años, hasta que el pasado mes de Marzo, el técnico Christian Díaz, buen conocedor de sus aptitudes, ya que lo tuvo a sus órdenes en el filial del rojo, le dio la oportunidad de debutar en la Copa argentina, en la derrota que Independiente cosechó ante Belgrano por 0 goles a 2. Pero su gran debut en la competición liguera llegaría pocos días después, nada más y nada menos que en La Bombonera, en un memorable partido, como hemos comentado antes, que acabaría con la victoria de Independiente tras una espectacular remontada en los últimos minutos. Desde entonces Monserrat ha participado en otros 15 encuentros, la gran mayoría de ellos partiendo como titular, lo que da buena muestra de la confianza que el técnico tiene en él. Pocas semanas después de su debut, el club decidió plantearle su primer contrato profesional, que lo une con Independiente hasta el año 2017.

Con el dorsal 14 a la espalda, Fabián Monserrat es un centrocampista diestro, de perfil ofensivo, que tiene tendencia a caer a banda derecha, costado en el que suele jugar en muchas ocasiones, aunque también puede hacerlo más centrado, actuando como mediocentro. Sus 1,76 metros de altura no le hacen ser un futbolista excesivamente bajo, pero a decir verdad, la corpulencia no está entre sus aspectos más destacados, pese a tener un tren inferior fuerte. Con un alto grado de participación en la construcción del juego, le gusta moverse con mucha libertad en la zona de tres cuartos, aprovechando así su movilidad y su buena capacidad de asociación. Con una excelente técnica individual y un gran manejo de la pelota, posee una muy buena visión de juego, a lo que une bastante seguridad en el pase. Pese a que tiene muy buen dribbling en espacios cortos, es un jugador más de toque que de desborde, por lo que es difícil verlo perderse en regates innecesarios, y en muchas ocasiones opta por combinar antes que encarar al defensor en el uno contra uno. Posee muy buen desplazamiento de balón en largo, y no duda en pegarle a puerta cuando lo ve claro, haciendo gala de un potente disparo desde media distancia. Tampoco se esconde a la hora de colaborar en tareas defensivas, ayudando en la recuperación. A ello suma una interesante llegada a portería desde segunda línea, como ha demostrado en su primera temporada en la máxima categoría, en la que ha hecho 2 goles y ha tenido la oportunidad de convertir alguno más. Sin duda, la mejor noticia en la nefasta temporada del Rojo, es la aparición de prometedores futbolistas, como es el caso de Monserrat, que unido a otros jugadores más consolidados como Julián Velazquez o 'Patito' Rodríguez, los refuerzos que pueden llegar y la mano del joven técnico Christian Díaz, pretenden hacer recobrar la ilusión a una de las hinchadas más apasionadas del país.

martes, 8 de mayo de 2012

Ali Ahamada

A lo largo de la historia, la de portero ha sido una demarcación en la que la mayoría de equipos ha preferido confiar en guardametas con muchos partidos disputados y una larga experiencia a sus espaldas. Esa circunstancia, como otras muchas en el mundo del fútbol, ha ido variando con el transcurso de los años, y en la actualidad no es nada extraño ver a cancerberos de temprana edad defendiendo marcos de equipos importantes. Uno de los que más proyección posee lo encontramos en el sur de Francia. El Toulouse de Alain Casanova, es desde hace tiempo uno de los equipos más regulares del campeonato galo y se encuentra inmerso en la lucha por obtener un billete que le de derecho a jugar competición europea la próxima temporada. Del cuadro tolosano podemos destacar jugadores codiciados por grandes escuadras del viejo continente, como son los casos de MoussaSissoko, Étienne Capoue o Franck Tabanou, todos ellos muy jóvenes y con un futuro realmente prometedor. Pero sin dudas, la gran sorpresa esta temporada en el TFC ha sido la irrupción en la portería del meta Ali Ahamada, que a sus escasos 20 años, (19 de Agosto de 1991, Martigues, Francia), se ha hecho con un puesto de titular indiscutible, convirtiéndose en una de las grandes revelaciones de esta Ligue 1.

La carrera del joven Ali Ahamada no destaca hasta el momento por su complejidad en cuanto a recorrido se refiere, ya que solo ha militado en dos clubes, el modesto Martigues de su localidad natal, donde comenzó a jugar al fútbol, y posteriormente en el Toulouse, donde arribó en 2009 para, en principio incorporarse a los escalafones inferiores, con la idea de terminar de formarse, y luego pasar al cuadro profesional. Y así fue, haciendo su debut con el primer equipo en Febrero de 2011, en un encuentro de Ligue 1 ante el Rennes, en el que saltó al campo debido a la lesión del entonces portero titular Marc Vidal. Se puede decir que Ahamada aprovechó su oportunidad a la perfección, ya que hasta el final de la temporada disputó un total de 8 encuentros, en los que dejó muy buenas sensaciones, lo que le valió para pasar definitivamente al primer plantel. Desde el principio de esta campaña se ha convertido en un fijo en los esquemas del técnico Alain Casanova, disputando los 35 encuentros del campeonato liguero, en los que ha dejado su portería invicta en un total de 18 ocasiones. El cuadro tolosano tiene bien atado al cancerbero de Martigues, al que le ha extendido un contrato hasta Junio de 2015. El guardameta es un fijo en las últimas convocatorias de la selección sub-21 francesa, con la que ya ha disputado 6 encuentros.

Ali Ahamada es un guardameta que desde un primer momento llama la atención, ya que sus 189 centímetros y sus 83 kg de peso destacan de forma extraordinaria bajo los palos de la portería del TFC. Fuerte y potente, su desarrollada corpulencia física no le priva para tener una notable agilidad de movimientos, lo que unido a sus buenos reflejos le hacen ser un portero muy difícil de batir. Seguro en el blocaje, aunque en ocasiones lo hace de forma no demasiado heterodoxa, pero si eficaz, intenta en todo momento atrapar el balón de primeras para no conceder segundas oportunidades. Muy sobrio y regular en todas sus intervenciones, transmite una gran seguridad. Uno de los aspectos en los que debe poner más enfasis para mejorar es el juego por alto, donde a veces sale algo alocado y precipitándose. Diestro de pierna, posee un potente golpeo de pelota con los pies, buscando siempre complicarse lo menos posible. Muy atento y metido en el partido en todo momento, su capacidad de concentración es uno de sus puntos a destacar, teniendo en cuenta su juventud, algo que tampoco le supone ningún impedimento para dar órdenes con firmeza a sus compañeros de zaga. Rápido en las salidas, ha demostrado manejarse muy bien a la hora de cubrir portería en el uno contra uno ante el delantero. Lo mejor, además del gran rendimiento que está demostrando, es su margen de mejora, lo que le convierten en uno de los porteros más prometedores del país galo. A la vez que sigue creciendo como jugador, los aficionados del Toulouse disfrutan, a base de paradas, estiradas y serenidad, de la pantera del cuadro blanquivioleta. 

miércoles, 25 de abril de 2012

Rémy Cabella

A escasas jornadas para llegar al punto y final en la mayoría de las grandes ligas, podemos decir que en cada uno de los campeonatos europeos ha habido un equipo revelación. En España, ese papel lo ha jugado el Levante, cuyo objetivo era la permanencia a principios de temporada y con un plantel plagado de jugadores veteranos y otros semidesconocidos, está peleando de tú a tú por la clasificación a la Champions con clubes de presupuestos muchísimo mayor como Valencia o Málaga. La Premier tiene esta temporada como equipo “sorpresa” al Newcastle, que si bien es uno de los históricos de Inglaterra y con una gran masa social tras de sí, no partía con aparentes posibilidades de colarse en ese “top four” que da derecho a estar en la máxima competición continental a nivel de clubes la próxima campaña. Trasladándonos a la Bundesliga, podríamos decir que el equipo que ha irrumpido entre los grandes de forma inesperada ha sido el Borussia Mönchengladbach, que durante gran parte del curso estuvo luchando por el primer puesto junto a Borussia Dortmund y Bayern, y que jugará la ronda previa de la próxima Liga de Campeones. Pero sin dudas, si hay que elegir al equipo revelación con mayúsculas del fútbol europeo, ese es el Montpellier. Un equipo humilde, mezcla de juventud y experiencia, que de la mano del técnico René Girard ha conseguido un grupo muy sólido, que se ha afianzado en lo más alto de la clasificación, disputándole el primer puesto al multimillonario PSG, con la posibilidad de conquistar para sus vitrinas el primer título liguero de su historia. Del compacto conjunto montpellerino destacan sobre todo dos futbolistas, que se han convertido en sus máximos estandartes y cuya cotización en el mercado sube como la espuma. Se trata del “killer” y máximo realizador del campeonato, Oliver Giroud, y del mediapunta franco-marroquí Younés Belhanda. Pero además de sus dos estrellas, también cabe destacar el papel de jóvenes como Mapou Yanga Bwiga, Karim Aït-Fana, o nuestro protagonista de hoy, que no es otro que Rémy Cabella, 22 años, (9 de Marzo de 1990, Ajaccio, Francia), que en su primera temporada en el primer equipo del Montpellier se ha destapado como una de sus perlas de mayor futuro.

De origen transalpino por parte de padre, Rémy Cabella comenzó a darle patadas a un balón en el equipo de su ciudad natal, el Ajaccio, en el que se inició con apenas 3 años de edad y permaneció hasta los 14, cuando los técnicos de los escalafones inferiores del Montpellier se fijaron en él para que se incorporara al club sureño. En los equipos menores del MHSC se fue formando, hasta que en 2009 firmó su primer contrato profesional, tras despuntar de forma notoria en categoría juvenil. Cabella tuvo una grave lesión de rodilla que detuvo bruscamente su formación, pero consiguió recuperarse y con la idea de que cogiese experiencia en la élite y sumara minutos en un equipo de Ligue 1, el Montpellier le cedio la campaña pasada al Arles Avignon, que no pudo conseguir la permanencia, pero que le sirvió al joven francés para disputar 17 encuentros, anotar 3 goles y regresar al Stade de la Mosson mucho más curtido. A comienzos de la temporada actual, Cabella no solía entrar en las alineaciones de René Girard, pero supo aprovechar su momento a la perfección cuando la estrella del equipo, Belhanda, tuvo que partir a la Copa África en Enero y el técnico del cuadro montpellerino echó mano del canterano. Desde enconces ha ido aumentando progresivamente su peso en el equipo, hasta el punto de convertirse en uno de los titulares habituales durante muchas jornadas, incluso tras la vuelta de Belhanda, erigiéndose en uno de los grandes hallazgos del curso actual. Ante su fulgurante aparición en el primer equipo, el Montpellier se ha andado rápido a la hora de atarlo de cara al futuro, renovando su contrato hasta el 2016. Rémy Cabella es un habitual en las convocatorias de la selección sub-21 francesa.

Con el dorsal número 20 a la espalda, hablar de Rémy Cabella significa referirse a uno de esos futbolistas de los que se espera que ocurran cosas diferentes, que pueden hacer cambiar el devenir de un partido cada vez que la pelota aterriza en sus botas. Se trata de un atacante diestro, de escasa presencia física, apenas 1, 71 metros de altura y 62 kg de peso, lo que le supone un hándicap considerable a la hora de enfrentarse en el cuerpo a cuerpo con los defensores rivales, donde pocas veces suele salir vencedor. Entre sus principales cualidades se encuentra la polivalencia, ya que puede desenvolverse en cualquier posición de la media punta, tanto de enganche por detrás de un '9' referencia, como escorado a cualquiera de las dos bandas, donde es más habitual verle en el Montpellier. Dotado de una enorme velocidad y tremendamente explosivo en todas sus acciones, es muy móvil y le gusta moverse con libertad por todo el frente de ataque. Es frecuente que tenga un alto grado de participación en el juego, ofreciéndose constantemente y con muy buena capacidad para asociarse. Técnicamente notable y con una gran conducción de balón en carrera, debe mejorar en el uno contra uno y en la elección en muchas ocasiones de la mejor opción. Su buen golpeo a la pelota hace que sea uno de los principales encargados de su equipo en ejecutar las jugadas a balón parado. En un esquema como el que utiliza Girard, con tres medias puntas por detrás del delantero, es esencial la habilidad combinativa, y eso Cabella lo ha demostrado, haciendo gala también de su talento, tanto para asistir como para ver portería con relativa frecuencia, como muestran sus cifras, anotando 3 goles en 24 encuentros, en los que tan solo en la mitad de ellos ha partido como titular. Sin dudas, al igual que muchos de sus compañeros y que el club para el que juega, Rémy Cabella es un valor en auge, que se encuentra en constante crecimiento y cuya inmensa calidad podremos saborear en la próxima edición de la Champions League, de momento en las filas del club que le ha dado la oportunidad de destaparse en la élite, pero quién sabe si en un período de tiempo no demasiado lejano, lo hace vistiendo una camiseta de mayor relevancia en el panorama futbolístico.