jueves, 21 de marzo de 2013

Jean-Paul Boëtius

El fútbol está plagado de nefastas gestiones que han propiciado que equipos cuya historia y grandeza son enormes, hayan atravesado largas temporadas lejos de su habitat natural. Esta película se la conocen por Rotterdam, donde todo un campeón de Europa como el Feyenoord, ha ido pegando bandazos en los últimos tiempos, pasando sin pena ni gloria por la Eredivisie. Todo esto parece haber cambiado, y uno de los tres grandes del balompié tulipán por excelencia da indicios de volver por sus fueros. De la mano de Ronald Koeman, los 'feyenoorders' cosecharon en el curso pasado un meritorio subcampeonato, y en la presente campaña aspiran a estar en la lucha por el título hasta el final. El técnico rubio, al que en ninguno de los equipos a los ha dirigido le ha temblado el pulso a la hora de darle la alternativa a precoces talentos, ha conseguido formar un equipo muy reconocible, con una presión agresiva y la intención de cosechar un fútbol elaborado a la par que vertical, como señas de identidad. Además, el Feyenoord cuenta con una de las escuelas de jóvenes más prolíficas, no en vano ha conseguido por tercer año consecutivo el premio Rinus Michels a la mejor cantera del país, y eso se puede ver en las alineaciones habituales que suele sacar Koeman, donde Stefan de Vrij, Martins Indi o Jordy Clasie, son piezas fundamentales a pesar pasar ligeramente la veintena de años. Todos empiezan a sonar para grandes clubes, como a buen seguro sonará de seguir así, Jean-Paul Boëtius, 18 años, (22 de Marzo de 1994, Rotterdam, Holanda).

Boëtius ingresó en los equipos menores del Feyenoord en el año 2000, cuando tan solo contaba con 6 años. Antes, y tras destacar en el modestísimo HOV/DJSCR, pudo formar parte tanto del Excelsior como del Sparta de Rotterdam, el eterno rival Feyenoord, pero decidieron no darle la oportunidad que si le brindaron en De Kuip. Internacional sub-17, sub-19 y sub-21 -con la que debutó a principios de este mismo año- con la selección 'oranje', en los escalafones inferiores ha ido superando etapas casi a la misma velocidad a la que sus piernas recorren metros. Una vez repuesto de una grave lesión de rodilla, el pasado mes de Octubre Koeman decidió darle la oportunidad con el primer equipo. El escenario de su debut no podía ser más estelar, un De Kuip abarrotado que esperaba al máximo rival, el Ajax. La respuesta del joven Boëtius, gol incluido, fue tan gratificante que desde entonces se ha convertido en un fijo en los esquemas del otrora defensor blaugrana.

Jean-Paul Boëtius lleva adherida la impronta de la característica escuela de extremos holandeses. Diestro, aunque se puede desenvolver en cualquiera de los dos perfiles, en el 4-3-3 que suele emplear el Feyenoord le vemos habitualmente en el flanco izquierdo del ataque. Descarado y con gran desparpajo, está permanentemente en movimiento y busca participar en todo momento. Rapidísimo, con una gran aceleración, eléctrico, tremendamente hábil y sumamente ágil. Muy vertical, una de sus jugadas predilectas es arrancar desde banda para meterse hacia el centro buscando el disparo a portería, algo que intenta en cuanto tiene ocasión. Muy revolucionado en algunas ocasiones, eso le lleva a precipitarse en la toma de decisiones. Con buena altura, algo desgarbado en sus movimientos y bastante liviano, debe ganar en masa muscular, ya que en el cuerpo a cuerpo con el defensor tiene todas las de perder. Con buen centro, en cuanto recibe la pelota no duda en encarar al rival, mostrándose muy incisivo, buscando el desequilibrio en el uno contra uno, para explotar su rapidez y la buena conducción de balón, que le hacen ser muy difícil de parar en carrera. Dotado de una excelente técnica individual, también puede jugar por detrás del delantero, e incluso en ocasiones se le ve aparecer por la medular, ayudando en la creación.

Sus buenas actuaciones también le han valido la llamada del seleccionador holandes Louis Van Gaal, para los partidos de clasificación que la selección holandesa debe disputar ante Estonia y Rumania. El Feyenoord es muy consciente del fúturo que le aguarda a Boëtius, por eso lo tiene bien atado hasta Junio de 2016, fecha en la que expira su contrato. Antes, seguro que no tardará en llegar el interés de otros equipos, pero eso es el futuro. En el presente, Jean-Paul Boëtius se ha convertido en uno de los baluartes de 'Het Legioen', que con la juventud al poder, pretende coronarse como campeón de la Eredivisie, algo que se le resiste desde la temporada 1998-99.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada