martes, 16 de abril de 2013

Mohamed Salah

La extinta UEFA, ahora denominada Europa League, eternamente relegada a un segundo plano por el prestigo de la Champions, presenta esta temporada uno de los carteles más apetecibles de sus últimas ediciones, en el que se dan cita cuatro conjuntos que se encuentran a un paso de la final. Dos de ellos, Chelsea -vigente campeón de Europa- y Benfica, soñaban a principios de curso con llegar lejos en la liga de campeones. Para los otros dos, Fenerbahce y Basilea, ya es un logro estar en semifinales. Los suizos arrancaron la temporada de forma dubitativa, tanto que el joven Murat Yakin se hizo cargo del equipo, sustituyendo a Heiko Vogel. En liga han experimentado una gran remontada, ostentando ahora el liderato. En la Europa League, se han mostrado como uno de los tapados, superando la fase de grupos como segundo, avanzando rondas sin hacer ruido y dejando en la cuneta a rivales en teoría sensiblemente superiores, como Dnipro, Zenit o Tottenham. Allí, en Londres, se presentaron Yakin y los suyos sin complejos, dispuestos a plantar cara a uno de los 'cocos' del torneo. Y vaya si lo consiguieron. Ordenado, valiente y peligrosísimo a la contra, el Basilea arrancó de White Hart Lane un 2-2 que después se repetiría en Suiza. Pero sobre todo, dejó esa grata impresión de equipo al que gusta ver jugar al fútbol. Protagonistas directos de esas sensaciones fueron las alas del conjunto suizo en ese partido. Por el costado zurdo, Valentin Stocker. Por el diestro, os presento al futbolista sobre el cual trata este artículo, Mohamed Salah, de tan solo 20 años, (15 de Junio de 1992, Gharbia, Egipto).

La aún corta historia de Mohamed Salah, es la de un joven que empieza a despuntar en un equipo humilde, y cuya calidad, unida también a un cúmulo de circunstancias, le hacen dar el salto desde un país con poca tradición balompédica, a un club histórico aunque modesto, del fútbol europeo. Los primeros pasos de Salah con la pelota fueron en el humilde Mokawloon al-Arabel. De ahí pasó al Arab Contractors, con el que ya militaba en la máxima categoría del fútbol egipcio cuando el año pasado el campeonato fue suspendido por la tragedia de Port Said, que originó la muerte de 74 personas. La ausencia de competición doméstica propició que la selección sub-23 de Egipto, donde Salah fue convocado, disputase un amistoso ante el Basilea. Sus virtudes eran conocidas por rectores del club suizo, pero a partir de aquel día lo serían aún más. Mohamed Salah necesitó apenas 45 minutos para hacer dos goles y demostrar a la dirección deportiva del Basilea de que en su figura se hallaba un diamante en bruto. Le propusieron entrenar con el equipo, conocer las instalaciones del club y la ciudad. Una invitación que no podía rechazar. Apenas un mes más tarde se hizo oficial la contratación. Internacional en categoría inferiores con Egipto, disputó el Mundial sub-20 de Colombia en 2011. El pasado verano dejó en muy buen lugar a los responsables de unirle al Basilea, al dar un rendimiento más que notable con el combinado egipcio sub-23 que disputó los Juegos Olímpicos. Convirtió 6 dianas y su juego rayó a muy buen nivel, llegando con su selección hasta los cuartos de final. 

Mohamed Salah es un atacante que puede desenvolverse en cualquier zona de la mediapunta, tanto en el carril central, como por cualquiera de las dos bandas, aunque lo más habitual es verle escorado en el costado derecho, a pesar de zurdo. Muy dinámico, frecuentemente se le ve permutar de posición durante el partido. Lo primero que llama la atención del fútbol de Salah es el gran impacto que tiene en el juego de su equipo. Participa continuamente, reclama la pelota, no se esconde nunca y no tiene el menor reparo en intentarlo, por difícil que pueda parecer, algo a destacar teniendo en cuenta su juventud. Sus virtudes físicas no las encontramos en la corpulencia ni en la fuerza, pero si en una velocidad y explosividad de las que hace uso constantemente. Está dotado de una técnica individual muy depurada, algo que muestra tanto en la conducción de balón como en el regate, una de sus características más espectaculares y utilizadas. Le encanta sortear contrarios, desafiar continuamente a su par en el uno contra uno. Se maneja a las mil maravillas cuando encuentra espacios, donde explota su rapidez y verticalidad, saliendo desde una banda pero con tendencia a buscar portería, haciendo gala de una interesante facilidad goleadora, además de una buena capacidad para asistir. Con el paso de los partidos debe pulir algunos aspectos, como mejorar en la toma de decisiones, errónea en muchas ocasiones, así como en el exceso de individualidad, siendo habitual que abuse de la posesión de la pelota. Tiempo tiene para ello.


Este curso ha disputado 20 encuentros de liga, en los que ha anotado 5 goles y repartido 3 asistencias. Otra diana, y 5 pases de gol, son sus números en los 12 choques en los que ha jugado en la Europa League. Tiene contrato con el Basilea hasta junio de 2016, aunque es un jugador en plena progresión y no sería de extrañar que a su puerta llamase alguna de las grandes ligas en un futuro no muy lejano. Mientras, Mohamed Salah sigue creciendo tanto con la selección absoluta de Egipto, en en la que ya es un habitual, como en un Basilea que sueña con conseguir el 'triplete' esta temporada. 

3 comentarios:

  1. Artículo tan brillante como la capacidad de Salah para esconder la pelota.

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy el webmaster de un blog deportivo llamado Mundo fútbol y quería saber si podría intercambiar enlaces contigo para posicionarnos mejor en los buscadores. Tengo un pagerank de 4, y de momento ya te he añadido a mi lista de blogs.

    Espero tu respuesta. Saludos.

    http://mundo-futbol.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. es muy bueno este chico, he podido disfrutar de varios partidos suyos y me parece un gran futbolista.

    Me encanta tu blog, ya soy seguidor y me gustaría que tu también lo fueras del mio.

    http://golypunto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar