martes, 25 de marzo de 2014

Federico Carrizo

Si en algo se caracteriza el fútbol argentino, es en no parar de dar a luz a jóvenes talentos que no tardan en impresionar y llamar la atención de instituciones poderosas, por lo general, del viejo continente. Desde los grandes clubes hasta los equipos más modestos, rara es la escuadra que no tiene varias promesas que empiezan a despuntar seriamente y convertirse en jugadores importantes para el técnico de turno. Hoy, viajamos hasta Rosario. Allí, conviviendo con el buen momento de su ‘archienemigo’, Newell’s Old Boys, encontramos a Rosario Central, que de la mano de Miguel Ángel Russo consiguió la campaña pasada el ansiado regreso a la máxima categoría del fútbol argentino, y en la actual pelea por mantenerse en la élite. En el cuadro ‘canalla’ comienza a destacar sobremanera Federico Carrizo, 22 años, (17 de Mayo de 1991, Córdoba, Argentina), que se está consagrando en la Primera División argentina y erigiéndose como una de las piezas claves en el esquema de Russo.

Federico Carrizo se ha formado en la cantera de Rosario Central, pasando por prácticamente la totalidad de las divisiones inferiores de ‘la academia’. Con el primer equipo hizo su debut en el Torneo Clausura 2010, en el que Rosario terminó descendiendo a la  Primera B Nacional.  Durante el periplo de los rosarinos en la segunda categoría del fútbol argentino, la trayectoria de Carrizo ha sufrido de numerosos altibajos. No gozaba de demasiados minutos con Merlo como técnico, si consiguió ser importante para Juan Antonio Pizzi, y con la llegada el pasado curso de Russo al banquillo ‘canalla’ empezó lejos de ser un jugador trascendental, aunque progresivamente fue ganando peso en el equipo. En este Torneo Final, en el que se llevan disputadas apenas 8 jornadas, parece que por fin está confirmando todo lo que apuntaba, convirtiéndose en un jugador fijo en los esquemas de Rosario Central.

Federico Carrizo es el hombre distinto de Rosario Central, el factor diferencial que permite conectar a los medios con los puntas. En el 4-4-2 que emplea Russo, le vemos escorado en la banda izquierda, aunque es una posición algo engañosa, ya que suele tener un gran impacto en la zona central, donde se deja caer con asiduidad, tanto realizando diagonales con balón como buscando el desmarque. Bajito, de poca corpulencia y una gran aceleración en la arrancada, no duda en buscar el uno contra uno, demostrando una gran calidad para desequilibrar y dejar a rivales en el camino mediante el regate, soliendo optar en salir por fuera. De técnica muy depurada y notable manejo con ambos pies, a pesar de ser diestro, siempre está dispuesto a asociarse y ser el socio ideal para los hombres más adelantados, con una visión de juego y capacidad para asistir más que interesante. Cabe destacar también su solidaridad en el esfuerzo, que le hacen ayudar en bastantes ocasiones al lateral en fase defensiva.

Obviamente, como cualquier jugador de esta edad, tiene aún muchas facetas en las que debe mejorar, entre otras, el saber calmar las revoluciones en algunas jugadas, que le hacen precipitarse en la toma de decisiones, o mostrar una mayor regularidad que le eviten pasar desapercibido en largos tramos del partido, pero su talento y proyección están fuera de toda duda. De eso son conscientes equipos de mayor enjundia, como por ejemplo Boca Juniors, que se planteó su contratación el pasado mes de Enero, aunque desistió, ya que Rosario Central lo tiene atado hasta Junio de 2015, tras haberle renovado su contrato el paso año.

1 comentario:

  1. Federico Carrizo su talento y proyección están fuera de toda duda

    ResponderEliminar