lunes, 2 de junio de 2014

Gastón Gil Romero

Cada día es más habitual ver en los banquillos de los clubes a ex jugadores que hasta hace muy poco demostraban sus cualidades en el césped. En este aspecto, Argentina es uno de los mayores ejemplos, donde la llegada a la élite de técnicos jovencísimos se está disparando. Con Diego Pablo Simeone como gran referencia, le siguen otros como Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo, Matias Almeyda o Mauricio Pellegrino. Este último está llevando a cabo un proyecto más que interesante al frente de Estudiantes de La Plata, con el que ha cumplido su segundo campeonato recientemente y en el que ha renovado hasta el próximo mes de Diciembre. En el Torneo Final que acaba de finalizar, el ‘pincha’ tuvo opciones de salir campeón hasta la última fecha, lo que da muestras del conjunto tan competitivo que ha armado el que fuese técnico del Valencia, formando un bloque con muchísimos jugadores jóvenes, entre los que destacan Guido Carrillo, el hombre gol, Joaquín Correa, el encargado de ponerle imaginación y talento a este Estudiantes, o Gastón Gil Romero, 21 años, (6 de Mayo de 1993, Rio Negro, Argentina), que se ha convertido en todo un referente en el equipo pese a su corta edad.

El primer club en el que Gil Romero empezó a mostrar su fútbol fue el Deportivo Roca. Por aquel entonces solo contaba con 5 años. Con 14, allá por 2007, pudo realizar una prueba con Boca Juniors, la cual pasó satisfactoriamente, pero apareció Estudiantes -club del que siempre ha sido hincha-, y su corazón decidió. Se incorporó a la novena división del conjunto platense, y desde entonces hasta hoy no ha dejado de vestir la camiseta rojiblanca. En 2012 se produjo el ansiado debut con el primer equipo, disputando un encuentro de Copa Argentina frente a Deportivo Merlo. Su consagración en el plantel profesional ha llegado de la mano de Mauricio Pellegrino, que le ha dado la batuta para acompañar en el mediocentro al veterano Sebastián Verón. Tal ha sido su crecimiento en los últimos meses que, la ‘brujita’, ante su inminente retirada, decidió cederle el brazalete de capitán, con el objetivo de que se fuese acostumbrando de cara al futuro, aunque a decir verdad no es algo novedoso para él, ya que fue capitán en todos los equipos inferiores por los que pasó en Estudiantes.

A Gastón Gil Romero se le puede definir como el clásico ‘5’ argentino. Trabajo, esfuerzo, sacrificio y una extraordinaria sencillez para desenvolverse con el balón en los pies. En el esquema habitual de Pellegrino actúa formando parte de un doble pivote, aunque también puede desempeñarse como único mediocentro. Diestro, sin demasiada altura -1,77 metros de estatura-, y de corpulencia media, va con fuerza y decisión al choque, mostrando un gran ímpetu en todo momento. Acertado en la toma de decisiones, posee una gran capacidad de recuperación, acostumbrando a mantener muy buenos conceptos tácticos. Preciso y eficaz, tanto al corte como en el robo, una vez que se hace con la pelota busca complicarse lo menos posible. Tocar con criterio y a ser posible en corto. Cuando lo ve claro, no rehúye la incorporación a fase ofensiva, e incluso ha demostrado tener un potente golpeo desde media distancia. La madurez y el oficio, son sus señas de identidad, dando la sensación de estar curtido mil batallas, mostrando un saber estar impropio de su edad y que tanto ayuda al buen desarrollo de un equipo.

Indiscutible para Pellegrino, Estudiantes le considera uno de sus pilares de cara al futuro, por lo que tratará de hacer difícil su marcha, más aún tras haberle renovado a finales del pasado año hasta Junio de 2017. Internacional sub-20 con la selección argentina, no sería de extrañar que pronto llegará una oportunidad con la absoluta albiceleste. Mientras, Gil Romero sigue agrandando su figura en Estudiantes y se cuela en las agendas de clubes europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada