jueves, 18 de diciembre de 2014

Brian Fernández

El pasado fin de semana concluyó el torneo argentino, que tuvo como vencedor a Racing de Avellaneda. Con un estelar y ya legendario Diego Milito, la ‘academia’ levantó el título 13 años más tarde, de la mano de un Diego Cocca que culmina un 2014 de ensueño, ya que venía de ascender el pasado mes de Mayo a Defensa y Justicia a la máxima categoría por vez primera en su historia. Precisamente allí nos marchamos, a Florencio Varela, municipio situado al sur de Buenos Aires, donde disputa sus partidos Defensa. El conjunto dirigido por Darío Franco quedó 18º, aunque este torneo no cuenta para el descenso. Pese a la clasificación, el ‘halcón’, como también es conocido, mostró un juego vistoso, atrevido y muy ofensivo, dejando además jugadores a seguir, como Nicolás Bertocchi, Washington Camacho o nuestro siguiente protagonista, Brian Fernández, 20 años,(26 de Septiembre de 1994, Santa Fe, Argentina), el futbolista con más futuro de un modesto que está engrandeciendo su propia historia.

Brian Leonel Fernández es el mediano de tres hermanos, todos futbolistas –el menor es Nicolás (inferiores de Defensa y Justicia), y el mayor es Leandro Fernández (Godoy Cruz)-, y se ha moldeado como jugador en las divisiones inferiores de Defensa y Justicia, con el que ingresó en la sexta división. Su corta carrera ha ido transcurriendo a velocidad de vértigo, y con tan solo 17 años llegó su debut en el primer equipo, cuando Defensa aún militaba en la segunda división del fútbol argentino. La 2012/2013 estuvo a caballo entre el plantel profesional y el reserva, para dar el salto definitivo a la siguiente temporada, la del mayor éxito en la historia de los ‘varelenses’. Brian anotó 11 goles en la B Nacional, incluido el tanto del ascenso, ese ante San Martín de San Juan que los hinchas de Defensa jamás olvidarán.

Brian Fernández es un atacante de gran movilidad y dinamismo en toda la parcela ofensiva. En el dibujo 4-3-3 que dispone Darío Franco, Brian es el punta, aunque con permanente caída hacia los costados y alternancia de posiciones, pudiendo entrar por cualquier sector del ataque. No actúa en ningún momento como referencia estática, pasando muchos momentos fuera del área, lo que también ayuda al juego de Defensa, muy enérgico y etéreo. Físicamente liviano, apenas 1,70 metros de altura y 70 kg de peso, su rapidez y habilidad le hacen ser especialmente dañino cuando encuentra espacios, tratando continuamente de lanzar cabalgadas hacia portería rival, aunque le pillen a muchos metros de distancia, lo que hace en más de una ocasión se precipite.

Diestro, aunque también emplea su pierna izquierda, de calidad técnica notable, es muy descarado y le gusta desafiar al defensor en el uno contra uno, siendo su gran punta de velocidad una de sus cualidades más destacadas. Pese a su falta de corpulencia, tiene una arrancada bastante fuerte, con la que también es capaz de llevarse al defensor en carrera, aunque tiene un déficit importante cuando el rival lleva el duelo al cuerpo a cuerpo. Con talento para salir de la presión mediante el regate, posee buen disparo, lo que le hace ser el encargado de ejecutar todas las acciones a balón parado de su equipo. Muy participativo, por momentos acapara todo el peligro ofensivo que pueda conllevar Justicia. Con facilidad para ver portería y calidad en la definición, el gol es una faceta que aún tiene que potenciar.

Brian Fernández comenzó muy fuerte este torneo recientemente finalizado, anotando también el primer gol de Defensa y Justicia en primera división, pero una lesión de menisco le ha hecho perderse un tramo importante de la competición. Ha sumado 4 goles, y dejado una gratísima impresión en su primera aparición en la élite, lo que ha llamado la atención de otros equipos del país. Con contrato en vigor con Defensa, el propio jugador ha manifestado su ilusión por jugar en un futuro en Europa, concretamente en el fútbol italiano. Mientras lucha por ese sueño, deleita con sus goles y quiebros a la animosa hinchada de Defensa, club que ya lo tiene registrado con mayúsculas en sus páginas más gloriosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada