viernes, 18 de junio de 2010

Domenico Criscito

Llega Italia a Sudáfrica con muchas de las dudas que acostumbra a tener cuando se presenta en estos torneos, pero que después a medida que va avanzando la competición va despejando a base de casta, competitividad y sobre todo de buenos resultados. En esta ocasión esas dudas también están basadas en el bajo nivel que está teniendo en los últimos tiempos la competición italiana, el Calcio no ha dejado de ser evidentemente una de las mejores ligas europeas, pero su nivel ha bajado considerablemente con equipos como el Milan o la Juve que se encuentran en un momento muy malo desde hace varias temporadas y que no consiguen reencontrarse consigo mismo pese a los cambios de estilo, entrenador y jugadores. Pero la flaqueza de equipos poderosos hace avivar más la igualdad y que equipos como Fiorentina o Palermo tengan muchas posibilidades de estar arriba entre los mejores del Calcio. La temporada pasada en la liga italiana se presentaba un equipo con muchas ilusiones de convertirse en uno de los punteros de la clasificación, se trata del Génova, que traspaso a su gran estrella Diego Milito al Inter y que se reforzó con jugadores interesantes como Alberto Zapater, Rodrigo Palacio, David Suazo o Robert Acquafresca. El objetivo era clasificarse entre los cuatros primeros, el desembolso había sido importante y la primera vuelta realizada por el equipo daba buenas sensaciones, pero una segunda parte del campeonato decepcionante dejó sin ninguna esperanza de pisar Europa la próxima temporada y el Génova quedó en mitad de la tabla confirmando una campaña decepcionante. Además de reforzarse con futbolistas contrastados el club genovés le ha dado mucha importancia a la juventud en los últimos tiempos, si hace algunos meses hablaba de que en el equipo primavera tienen a una de las mayores promesas del fútbol uruguayo como es Diego Polenta, en el primer equipo también hay jóvenes futbolistas como el griego Sokratis Papastathopoulos, el central Salvatore Bocchetti o el internacional italiano Domenico Criscito, 23 años, (30 de Diciembre de 1986, Nápoles, Italia), uno de los jugadores que más futuro del Génova y del país transalpino, selección con la que está disputando actualmente el Mundial de Sudáfrica.

Criscito comenzó su carrera futbolística en los equipos inferiores del Génova, club en el que se ha formado como futbolista y en el que ha dado sus pasos más importantes. En 2003 y a la precoz edad de 16 años debutó con el equipo primavera en la Serie B italiana. Su proyección y buenas maneras llamaron la atención de un grande, la Juve decidió ir a por el para incorporarlo a su cantera y lo fichó en la temporada 2004-2005, con el objetivo de que jugara primero en el equipo primavera juventino. En el filial bianconero permaneció durante dos temporadas y en muchas ocasiones entrenándose con el primer equipo, llegando a debutar con el primer equipo en la temporada 2007-2008 en la que disputó cerca de una decena de partidos con el equipo turinés, pero viendo que no tenía la continuidad necesaria para seguir creciendo Criscito tomó una decisión admirable, prefirió dejar la Juve y marcharse al Génova, con el único afán de tener minutos. Primero lo hizo como cedido para después pasar aser propiedad del club genovés, en el que ha encontrado la continuidad necesaria para crecer y convertirse en uno de los laterales con más futuro del fútbol italiana. Criscito ha participado en prácticamente todos los escalafones inferiores de la selección italiana, vistiendo la camiseta azurra con los equipos sub-17, sub-18, sub-19, sub-20 y sub-21, con la que ha sido todo un fijo hasta que debutó con la selección absoluta el verano pasado. La buena campaña que ha realizado con el Génova, con el que ha sido el cuarto jugador con más minutos disputado, le ha valido para ir convocado por Marcello Lippi para disputar el Mundial de Sudáfrica, en el que en principio parte con muchas opciones para ser titular.

Criscito es un lateral izquierdo con una buena presencia física, 1, 83 metros de estatura y 72 kg de peso aproximadamente, lo que le permite actuar como central en determinadas ocasiones. Va muy bien en el juego aéreo, algo que no es muy común en un lateral, por lo que no es nada raro verle incorporarse en las jugadas ofensivas a balón parado, donde suele llevar bastante peligro. Con unas buenas prestaciones en tareas defensivas, como lateral Criscito no suele tener problemas, correcto atrás, atento en el marcaje y difícil de superar en el uno contra uno, tiene mucha velocidad y una gran vocación ofensiva, lo que le permite incorporarse muy bien por todo el carril izquierdo, algo que hace con mucha frecuencia durante todo el encuentro. Dotado de muy buena técnica individual, es muy fino con el balón en los pies y tiene muy buena conducción de la pelota en carrera. Le gusta mucho incorporarse al ataque, siempre con mucha potencia, llegando hasta la línea de fondo o incluso internándose en el área, ya que es un jugador que ni mucho menos se le nublan las ideas cuando llega a las posiciones ofensiva, tiene calidad, buen tiro e inteligencia siempre a la hora de elegir la mejor opción. Sabe cerrar su banda a la perfección y salir vencedor en el cuerpo a cuerpo con mucha fuerza, gracias a su rapidez también va fenomenal al cruce y una de sus jugadas más características es recuperar el balón en defensa e incorporarse hacia arriba con la pelota controlada. Además para ser defensor tiene una buena capacidad de cara a portería y suele anotar algún gol por temporada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada