domingo, 20 de junio de 2010

Gerard Deulofeu

La selección española está disfrutando en los últimos tiempos de los que muchos catalogan como la mejor hornada de jugadores de todos los tiempos. Los Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Cesc, Torres o Villa nos han llevado a conquistar Europa y han hecho ilusionarse a todo el país con que se puede conquistar también el mundial. Pero si la selección absoluta se encuentra en un momento dulce, los escalafones inferiores no se quedan a la zaga y están demostrando con juego y resultado que el genial presente del que goza la roja se puede alargar durante mucho más tiempo. El último ejemplo lo hemos visto hace bien poco en el europeo sub-17 celebrado en Liechtenstein, en el que la selección de Ginés Meléndez consiguió plantarse en la final, aunque una vez en esta fue derrotada por el combinado inglés. En la roja destacaron varios jugadores que llamaron la atención de muchos, como el central del Athletic Jonas Ramalho o el delantero ché Paco Alcacer. Pero personalmente me encandiló un jugador que tiene todas las condiciones para proseguir ese estilo de fútbol elegante y de toque que se ha implantado en la casa culé durante los últimos años y que ha llevado a los barcelonistas a lo más alto del fútbol mundial. Su nombre es Gerard Deulofeu, 16 años, (13 de Marzo de 1994, Barcelona, España) y pese a su insultante juventud ya está considerado como una de las perlas con más futuro de la cantera blaugrana, lo cual visto lo visto no es decir cualquier cosa, además también hay que comentar que ya ha sido tentado por algún equipo Premier.

El caso de Gerard Deulofeu es otra muestra de la gran importancia que le concede el Fútbol Club Barcelona a su fútbol base, ya que el joven catalán comenzó a destacar en los equipos inferiores del Espanyol. Cuando militaba en los alevines del club perico. Su traspaso creo mucho revuelo y una nueva trifulca entre directivas y clubes, pero finalmente Gerard acabó en La Masía, en la que se ha formado jugando en prácticamente todos los equipos inferiores del club y lo que le ha valido también para formar parte de la selección española en todas las categorías inferiores, hasta la sub-17, en la que juega actualmente y con la que ha ido convocado a este Mundial, en el que sin duda se ha convertido en una de las grandes estrellas y un jugador a seguir muy de cerca. Como comentábamos antes Deulofeu no es un desconocido para aquellos equipos que intentan cazar jóvenes talentos, es sabido por muchos que grandes equipos de la Premier lo tienen anotado en sus agendas y han realizado informes sobre el con el deseo de que se convierta en uno de esos casos como ya en su día lo fueron Iago Falqué, Piqué o Cesc Fabregas, pero precisamente desde que este último puso rumbo al Arsenal y después demostró al gran público ser uno de los mejores jugadores del mundo es mucho más complicado intentar pescar talentos de la cantera barcelonista.Deulofeu milita actualmente en el equipo juvenil del Barça aunque es un jugador que va adelantado a su tiempo, e incluso los técnicos de la cantera viendo la gran progresión de “Deulo” decidieron ascenderlo al equipo Cadete cuando jugaba en categoría infantil.

Gerard Deulofeu es un extremo cuya mejor pierna es la diestra pero que habitúa a desenvolverse en la banda izquierda, a pierna cambiada, aunque también en muchas ocasiones lo hace en banda derecha o incluso lo puede hacer como segundo punta. Con una buena presencia física, 1,79 metros de altura, lo mejor de Deulofeu llega sin duda cuando tiene el balón cerca de sus botas, donde es una constante fuente de magia y un derroche de calidad. Es un futbolista con muchísima clase, descarado y atrevido, que le gusta encarar siempre al defensor sin importarle que estos le superen en número o corpulencia y que tiene un fantástico uno contra uno en el que es capaz de desbordar a cualquiera por su gran dominio del balón y su facilidad para el regate. Dotado de una excelente técnica individual, es habitual verlo desplegar continuamente gestos técnicos muy elegantes y de bella factura. Rápido, desequilibrante y con muy buena conducción de balón en carrera, acostumbra a llevar la bola siempre muy controlada y pegada al pie, siendo complicadísimo arrebatársela por su maestría a la hora de protegerla. Dotado también de muy buena capacidad para asistir, tiene mucha precisión en las acciones con su pierna diestra, tanto para colocar centros como en jugadas a balón parado, como nos ha demostrado en este Mundial, en el que nos deleitó con un gol olímpico desde el corner que dejó asombrado a todos. Su facilidad para llegar a portea y para anotar goles ya sea en jugadas o a balón parado lo convierten en un jugador muy completo para su temprana edad, que a poco que pula algunos pequeños defectos como el pecar de demasiado individualismo en algunas ocasiones puede llegar a un nivel muy alto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada