martes, 16 de noviembre de 2010

Hugo Mallo

Tras estrellarse durante tres temporadas seguidas en el objetivo de ascender a primera división, parece que esta campaña el Celta si tiene visos de pelear hasta el final por regresar a la liga de las estrellas y para ello han hecho falta, además de los citados fracasos anteriores, un sinfín de entrenadores y jugadores, que no han dado ni por asomo el rendimiento esperado. Para el curso actual se ha confiado el banquillo a Paco Herrera, que viene de hacer un trabajo sensacional con el filial del Villarreal, al que dejó cerca de los puestos de ascenso y en lo que a plantilla se refiere, han vuelto a realizar multitud de cambios y han llegado jugadores con sobrada experiencia, como el central Ander Murillo o el mediapunta Quique de Lucas, llamado a ser uno de los hombres que pongan las grandes dosis de calidad en este equipo junto a Trashorras. Pero también destaca la notoria presencia de futbolistas criados en la casa y entre ellos hay especial ilusión por uno, su nombre es Hugo Mallo Novegil, 19 años, (22 de Junio de 1991, Pontevedra, España) y pese a su juventud se está erigiendo como una de las piezas claves de este nuevo Celta que parece haber recuperado la ilusión perdida.


Hugo Mallo es un producto de la cantera del Celta de Vigo, en la que ingresó con apenas 8 años y en la que ha permanecido hasta la actualidad, escalando por los diferentes equipos inferiores del equipo celeste y llamando también la atención de los técnicos de la selección española en categorías inferiores. Su aparición por el primer equipo fue algo sorprendente, ya que ni tan siquiera llegó a debutar con el filial y ya se enroló en el primer plantel para hacer la pretemporada en el verano de 2009. Su precoz ascenso al primer equipo no fue ni mucho menos casualidad, ya que al margen de su juventud e inexperiencia, lo que tuvieron en cuenta los responsables vigueses es su estilo de juego, y este no tardó en adaptarse al primer equipo. Este mismo verano fue convocado por el seleccionador de la selección española sub-19, para que jugara el Europeo que la “rojita” disputó en tierras francesas y en el que el cuadro dirigido por Luis Milla acabó en segunda posición por detrás del anfitrión. Ahora es uno de los indiscutibles en el once habitual de Paco Herrera y uno de los responsables del gran inicio de liga que se están marcando los gallegos, rumoreándose incluso con su fichaje por algún club de más nivel. De momento su lugar está en Vigo, donde tienen depositadas grandes esperanzas de presente y futuro en un chaval que apunta alto.


Hugo Mallo es un lateral diestro sin una excesiva presencia física, apenas 1,73 metros de altura y 69 kg de peso, pero no por ello nada débil físicamente y tampoco rehuye nunca el cuerpo a cuerpo, donde saca a relucir toda su garra. Disciplinado en tareas defensivas, acostumbra siempre a estar muy bien posicionado y prácticamente nunca le pillan la espalda o lo cogen desubicado. Demuestra siempre una gran madurez en su juego, impropia en alguien de su juventud, pero que demuestra en cada lance del partido. Tranquilo, seguro y sin perder nunca la calma, parece saber siempre lo que tiene que hacer en cada momento. Competitivo al máximo y muy contundente, no duda si tiene que hacer una falta o entrar con todo a por el balón. Todo lo anterior en lo que se refiere a la parcela defensiva, pero como buen lateral también le gusta incorporarse al ataque y cuando lo hace deja entrever siempre cosas muy positivas. Lo primero que tiene un gran recorrido por todo el carril diestro y que no tiene problemas en recorrerlo una y otra vez a lo largo del encuentro. Posee una buena calidad técnica y muy buen trato de balón que le sirve para salir de la presión del contrario y en ocasiones para incorporarse a posiciones ofensivas con el esférico controlado. Le gusta llegar siempre que puede a línea de fondo o incluso a las proximidades del área contraria, para ensayar el centro, otra de sus habilidades o si lo ve claro intentar el disparo desde media distancia a portería. Sin duda es un jugador llamado a dar muchas alegrías a la parroquia celtiña y podemos decir que ya ha empezado a darlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada